El Tribunal Supremo ha inadmitido el recurso de casación interpuesto por la Xunta contra la sentencia del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia que anuló el proyecto de trazado de la vía ártabra. La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Alto Tribunal acuerda la inadmisión a trámite por "irrecurribilidad de la sentencia al versar la cuestión realmente controvertida sobre la interpretación y aplicación de derecho autonómico". Dicta que "la cita de preceptos estatales infringidos" es "meramente instrumental a fin de posibilitar el acceso a la casación estatal".

El escrito del Supremo, que data del pasado día 16 de este mes, impone las costas a la Xunta, con un máximo de 2.000 euros más IVA y en favor de la parte recurrida y personada que se opuso a la admisión del recurso, el Ayuntamiento de Cambre. La inadmisión deja poco margen al Gobierno gallego para salvar el proyecto de trazado -y constructivo, anulado en otra sentencia- del trecho de la AC-221 a la autopista AP-9, que daría continuidad a la vía ártabra desde el enlace a tres niveles en la carretera Nacional-VI, en Iñás -en construcción en la actualidad- hacia la vía de alta capacidad. La sentencia que la Xunta recurrió sin éxito se pronunció a favor de un recurso presentado por el Concello de Cambre.

El fallo del Superior dictó que, como había defendido Cambre, el proyecto de trazado “debió ser aprobado por el Consello de la Xunta” y no por el director xeral de Obras Públicas por delegación de la Consellería de Política Territorial, Obras Públicas y Transportes, como ocurrió. Los jueces vieron en esta vulneración del procedimiento legalmente establecido motivo de impugnación suficiente como para no entrar en los demás argumentos expuestos por el Ayuntamiento cambrés. La Xunta incidió, tras la sentencia, en que la aprobación se realizó durante el Gobierno autonómico bipartito de PSOE y BNG, en 2008.