Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

La vía ártabra derrapa en Cambre

La esperanza blanca de la movilidad del área se atasca en el trecho de la N-VI a la AP-9, proyecto que la Xunta debe tramitar de nuevo tras dar la justicia la razón al Concello cambrés

Obras de ejecución del enlace a tres niveles de la vía ártabra con la Nacional-VI, en Iñás. | // VÍCTOR ECHAVE

Con una inversión total de 110 millones de euros y la ambición de solucionar buena parte de los problemas de movilidad de la comarca de A Coruña, la vía ártabra (AG-13) se atasca en un recorrido con baches y retrasos, iniciado ya en 2008 con una aprobación por parte de la Xunta del bipartito que la justicia acaba de anular definitivamente. El carpetazo del Tribunal Supremo al recurso del Gobierno autonómico contra la sentencia que tumbó el proyecto de trazado para conectar con la autopista AP-9, que había recurrido el Ayuntamiento de Cambre, obliga a la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade a reiniciar todo el procedimiento, lo que supondrá un “importante retraso” en el tramo pendiente, para el que se preveía una inversión de 40 millones de euros.

Primeros pasos

Agotada la vía judicial para salvar el proyecto de trazado y descartadas por la Xunta intentonas excepcionales como recurrir al Constitucional, el Gobierno autonómico iniciará de nuevo toda la tramitación del proyecto para completarla sin los errores cometidos a la primera. La sentencia del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia que anuló el diseño de la carretera AC-221 a la autopista dictó que debió haberse aprobado por el Consello de la Xunta y no por el director xeral de Obras Públicas, como se efectuó. Además, el departamento autonómico rescindirá el contrato con la UTE adjudicataria de los trabajos en cuanto complete la obra del enlace a seis niveles que ejecuta en la Nacional-VI a la altura de Iñás, no incluida en el tramo afectado por las sentencias —una anuló el proyecto de trazado y otra, el constructivo—.

14 años, 10 km

A pesar de que la Xunta la ha considerado desde el principio una infraestructura clave para vertebrar el área metropolitana, la ártabra avanza lenta y con trabas. Desde la aprobación en 2008, se han ejecutado unos 10 kilómetros y, entre los principales escollos, ya en la gestación, destacó el Ayuntamiento de Cambre. La Corporación municipal había aprobado en pleno en 2006 oponerse al trazado propuesto por la Xunta, por considerar que atravesaba el municipio sin darle servicio, y reclamar que discurriese por Catro Camiños. El Concello mantiene en la actualidad aquella demanda y la postura de oposición al proyecto de la Xunta, ahora con el aval de la justicia, al menos en la forma, ya que las sentencias no se han pronunciado sobre los argumentos aducidos por el Concello contra el diseño autonómico más allá de los defectos en el proceso. El varapalo judicial supondrá ahora un “importante retraso” para llevar la ártabra hasta la autopista. Y hace tiempo que la Xunta ha excluido de las obras comprometidas la conexión, sí prevista en inicio, con la autovía A-6.

A Gándara o Catro Camiños

Tras conocer la providencia de inadmisión del Tribunal Supremo a su recurso, la Xunta incidió ayer, en respuesta a este diario, en que los jueces han anulado el proyecto por defectos en su tramitación, pero no por el diseño en sí. La Consellería da a entender que se mantendrá firme en su decisión de enlazar la vía ártabra con la autopista en A Gándara y no en Catro Camiños, como reclama desde hace tres lustros el Ayuntamiento de Cambre.

Incógnitas

Si la Xunta, como insinúa, sigue adelante con el diseño planteado hasta ahora y corrige solo los vicios procedimentales señalados por los jueces, se expone a la posibilidad de que Cambre reitere en un recurso los argumentos ya esgrimidos y que los jueces no entraron a evaluar. Queda en el aire, por tanto, si prosperarían en sede judicial los motivos de fondo aducidos por el Concello cambrés, como la afección ambiental porque el proyecto “no cumple las directrices de la DIA (Declaración de Impacto Ambiental)”, y podrían suponer un nuevo revés a la infraestructura.

Oleiros, frente a Cambre

En el proceso que ha culminado con la anulación del trazado de la ártabra, el principal valedor de la postura de la Xunta ha sido el alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane. Enfrentado en varios terrenos y proyectos a su homólogo cambrés, Óscar García Patiño, el regidor oleirense ha defendido en reiteradas ocasiones que agilizar la construcción de la vía debía primar sobre los detalles de trazado que reclamaba Cambre, a quien la Xunta culpa también de la demora por su “ofensiva judicial”. El Ayuntamiento cambrés ha defendido en numerosas ocasiones su derecho a velar por que la vía preste servicio a los vecinos del municipio cambrés.

Compartir el artículo

stats