Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Betanzos da el primer paso para demoler el edificio Mandeo 50 tras 15 años en un limbo

Tramita la caducidad de la licencia tras reiterados requerimientos para que se subsanasen las irregularidades | “Lo que pretendemos es caducar y demoler el edificio”, avanza el edil de Urbanismo

Edificio Mandeo 50, en Betanzos, que lleva años con las obras paralizadas | // LA OPINIÓN

El Concello de Betanzos tramita la caducidad de la licencia de 2005 para la construcción del edificio Mandeo 50, un bloque de 53 viviendas a medio construir que tras años de parálisis y un concurso de acreedores ha pasado a ser propiedad de Inversiones Inmobiliarias Canvives, una sociedad filial participada por el fondo buitre Blackstone y el Banco Santander.

El Gobierno local da este paso con el objetivo de allanar el camino para la demolición de este edificio en situación irregular y con un importante impacto visual en el entorno del río. El edil de Urbanismo, Andrés Hermida, avanza que el expediente está prácticamente finalizado, pendiente solo de algunos flecos.

“Lo que pretendemos es caducar y demoler el edificio. Está prácticamente todo el expediente vestido y todas las partes son conocedoras de nuestras intenciones”, explica el concejal que apunta a la necesidad de hilar fino en un expediente “muy farragoso” y con muchas aristas.

El Ejecutivo municipal da el paso tras quince años de tiras y aflojas en torno a este edificio que comenzó a construirse en plena fiebre del ladrillo y que el plan general, pendiente aún de aprobación definitiva, deja fuera de ordenación por diversas anomalías.

La construcción del Mandeo 50 dio pie a reiterados requerimientos y órdenes de paralización por parte de Xunta y Concello por exceso de volumen, la construcción de más sótanos de los permitidos, movimientos de tierra y rellenos no autorizados o la modificación de la rasante natural del terreno en la parte posterior de la parcela, entre otros extremos.

El Ayuntamiento concedió en 2007 licencia de legalización de dos de las plantas sótano construidas sin permiso y dos años después ordenó la subsanación de las actuaciones que no se ajustaban al permiso. Tras varios requerimientos desatendidos, el Concello contrató en 2011 un proyecto para ejecución, de forma subsidiaria, del derribo de lo construido en exceso, que fue informado favorablemente por los técnicos municipales y que no llegó a ejecutarse. De forma paralela, la Axencia de Protección da Legalidade Urbanística abrió un expediente sancionador por obras no autorizadas en una parcela con frente al camino de A Veiga situadas en la zona de protección de dominio público y clasificada como zona verde.

Alegaciones

Inversiones inmobiliarias Canvives ha presentado alegaciones en contra de la declaración de caducidad de la licencia al entender que “impediría el ejercicio de su derecho a poder materializar lo construido”, según recoge e informe jurídico del que se dio cuenta en la Junta de Gobierno local del pasado 27 de octubre.

La sociedad inmobiliaria filial del Santander sostiene en su escrito que todas las motivaciones esgrimidas por el Concello eran imputables exclusivamente al anterior propietario, fallecido en 2020 y apunta a diversos problemas vinculados a la segregación de las parcelas. En concreto, la sociedad afirma que la parcela objeto del expediente de la Xunta no es todavía de su propiedad y que, una vez resueltos los trámites de la herencia, tiene previsto adquirirla y valorar la regularización y finalización de la obra.

Los técnicos municipales proponen rechazar las alegaciones. El asesor jurídico concluye en su informe que todas las partes fueron notificadas debidamente y que las obras llevan muchos años paradas a pesar de haberse superado ampliamente los plazos marcados.

De prosperar la declaración de caducidad, la actual propietaria deberá solicitar y obtener una licencia nueva ajustada a la ordenación en vigor para poder continuar con las obras. Y no será fácil dadas deficiencias e irregularidades de las que dan cuenta los informes municipales emitidos en los últimos años y el avanzado estado de la tramitación del plan general, aprobado ya inicialmente y que deja esta edificio fuera de ordenación.

En venta

Este controvertido edificio salió hace ya años a la venta por 427.800 euros. Tras sucesivas rebajas, el Mandeo 50 se oferta ahora por 364.000 euros.

Compartir el artículo

stats