Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

La otra chimenea de la central de Meirama

Naturgy tiene pendiente el derribo de la torre de 200 metros de altura de la antigua central térmica después de convertir en escombros la estructura de refrigeración

15

Derribo de la torre de Meirama. Carlos Pardellas

Naturgy procedió esta semana al derribo de la torre de refrigeración de la antigua central térmica de Meirama, en Cerceda. La actuación congregó a más de un centenar de personas que no quisieron perderse este histórico momento, en el que vieron caer esta estructura tras más de 40 años en pie. Ahora está pendiente la demolición de la otra chimenea, la de 200 metros de altura —la estructura que pasó a la historia tenía 126 metros—. En este caso, la empresa señala que no tiene una fecha cerrada para esta operación, de la que tampoco desvela si se llevará a cabo mediante una voladura controlada o un desmontaje por partes.

Esta icónica torre tenía como función la evacuación de los gases de combustión generados durante la quema del carbón, tras un paso previo por un sistema de filtrado. De hecho, en la voladura de esta semana se procedió a demoler dos silos de cenizas que albergaban parte de los residuos generados durante el proceso. La chimenea que queda en pie en la central tiene 200 metros de altura y un diámetro de 18 metros en la base y 11 en la boca.

Derribo de la torre de Meirama

Derribo de la torre de Meirama I. A.

Por el momento la firma encargada de la producción y suministro de electricidad no desvela el método que se empleará para la demolición de la torre que queda en pie. En el caso de otra central térmica que poseía en la provincia de León, en la localidad de La Robla, se utilizó el sistema de la voladura, igual que ocurrió con la torre de refrigeración cercedense el pasado miércoles, cuando se optó por la colocación de una carga de explosivos en la base para que la estructura se viniese abajo. Esta estructura tenía como función enfriar el agua necesaria para el funcionamiento de la central térmica. Naturgy detalló que la construcción de hormigón armado” estaba “sustentada “sobre 54 pilares” en forma de V y “representa un volumen de unos 648.000 metros cúbicos y un peso de más de 10.000 toneladas”.

Autorización del Gobierno central

El proyecto de desmantelamiento de la central térmica de Meirama fue presentado en junio de 2019 ante el Ministerio de Transición Ecológica y se optó “por una demolición selectiva”, que permite “rentabilizar en lo posible los materiales susceptibles de reciclaje y genera un menor impacto ambiental que el que produce una demolición convencional”, según explicó la compañía energética. Esta actividad da empleo a alrededor de 80 personas, que han completado 245.000 horas de trabajo.

Además, Naturgy asegura que “está inmersa en un proceso de transformación para adaptar su negocio hacia un modelo más sostenible”, con el cierre de las plantas que empleaban carbón para producir electricidad. “Naturgy fue la primera energética que presentó la solicitud de cierre de todas sus centrales de carbón en España. El cierre de estas plantas se enmarca en un nuevo contexto regulatorio medioambientalmente más exigente, y la necesaria transición hacia un modelo energético y económico más limpio y eficiente”, afirma la empresa.

Compartir el artículo

stats