Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Cambre, el concello de la comarca que más población pierde y Miño, el que más aumenta

Los municipios del segundo cinturón del área metropolitana son los que registran más subida de población: es el caso miñense y también el de Coirós y Vilarmaior

Dos bombres mayores toman el sol una mañana soleada. Carlos Pardellas

La comarca coruñesa ganó en 2022 casi mil habitantes, 927 en concreto, respecto a 2021, al pasar de 175.320 a 176.247. Pero sin contar A Coruña. Si se incluye esta urbe, el dato negativo que posee, pues descendió en 768 personas en un año, hace que el conjunto del área metropolitana solo haya ganado 206 vecinos y vecinas entre 2022 y 2021, hasta llegar a los actuales 420.994, lo que supone un incremento de solo un 0,04%. A pesar del dato negativo coruñés, quien figura como líder en el área en mayor porcentaje de descenso del padrón es Cambre, que pasó de 24.616 a 24.505 habitantes. Perdió 111 personas por lo que la caída poblacional en este último año ha sido del 0,45%, según los últimos datos que ha publicado el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El caso cambrés tiene una peculiaridad: con la pandemia, en 2020, perdió población, pero al año siguiente se recuperó y sin embargo ahora en 2022 ha vuelto a descender, por lo que indica que o no ha consolidado la tendencia o las familias han optado por otros destinos.

Dentro del primer cinturón del área metropolitana, solo Cambre y A Coruña han perdido población este año respecto a 2021. Sin embargo, si se echa un vistazo al resto de los ayuntamientos, ya en el segundo cinturón y dentro del partido judicial de Betanzos, también figuran otros tres municipios con pérdida de habitantes. Llama la atención sobre todo A Laracha, que siempre ha ido aumentando su censo, y sin embargo en este último año ha perdido 16 personas, lo que supone una caída del 0,1%. El mayor descenso lo registra Monfero con una reducción del 2,2% al perder 43 vecinos y vecinas. Es el concello con el peor dato y además consolida una tendencia continua de pérdida población, unida a un alto envejecimiento de sus habitantes. El tercer caso es el de Irixoa que perdió 22 habitantes (un -1,6% menos).

Estos datos contrastan con el caso de Miño, que se ha convertido en este 2022 en el gran acaparador, el gran atractivo para residir, logrando aumentar un 3,1%, un dato sin parangón en toda el área metropolitana. En este año ha ganado hasta 201 vecinos y vecinas nuevos, pasando de 6.423 a 6.624 habitantes. El segundo puesto respecto al mayor aumento del padrón es para dos concellos, ambos en el segundo cinturón de la comarca: Vilarmaior, y Coirós, cada uno con una subida del 2,1%. Superan así al concello de Sada que también registró una fuerte subida de población entre 2021 y 2022, hasta un 1,50% (ganó 245 habitantes).

Compartir el artículo

stats