El Ayuntamiento de Betanzos ha mostrado su preocupación por la situación en la que se encuentra el cauce del río Mendo a su paso por los núcleos urbanos, como los de Roibeira, Piñeiro, A Acea y As Cascas. El Ejecutivo local exige a Augas de Galicia que atienda las demandas vecinales y del propio Concello, y “programe los trabajos de limpieza en la zona”, que deberían de haberse ejecutado ya.

La alcaldesa, María Barral, visitó ayer algunas de las zonas afectadas por la crecida del Mendo estos días y afirmó que existe una “importante cantidad de masa arbórea” en el cauce que debería de haber sido retirada por Augas. Protección Civil ayer limpió la zona y tiene la zona bajo vigilancia.