Veinticinco días y mucha preocupación después, Mía ha vuelto a casa. La perra boyero de Berna desaparecida en la madrugada del 1 de enero de su hogar, en Bastiagueiro, en el concello de Oleiros, regresó en la mañana de este miércoles a la zona de su vivienda por su propio pie “Volvió sola, o casi sola. Yo salí al contenedor junto a mi casa y una vecina me dijo que había visto a una perra como la mía por el parque de Galeras, así que grité dos veces su nombre y vino”, cuenta la joven de la familia de Mía, Sara Guevara.

“Está bien. Muy delgada, sucia y con las patas hinchadas de haber andado mucho, pero bien”, cuenta Guevara. Asegura que la perra se ve “cansada, pero muy contenta de volver a casa” y que, claro, “no para de comer”. Como muestra de su buen estado, Guevara cuenta que “quiso salir a pasear”. La familia, por precaución, llevará a Mía hoy al veterinario para una revisión, después de llevarla ayer a darse un baño.

El regreso a casa de Mía llega después de que su familia la buscara con numerosas publicaciones en redes sociales y acudiera a distintos puntos de la comarca, desde Bergondo hasta Miño, siguiendo los avisos de personas que aseguraban haber visto canes similares. Pese a los intentos frustrados de localizar a su perra, la familia, asegura Guevara, se aferró a los mensajes que les alentaban a confiar en su regreso y nunca perdió la fe. “Mucha gente nos contaba que sus perros habían estado desaparecidos dos o tres meses y habían vuelto a casa, así que, aunque después de veinticinco días ya teníamos cierto desánimo, intentamos no pensarlo mucho para no pasarlo mal y nunca perdimos la esperanza de que volviera a casa”, cuenta su dueña. Y, en un final digno de película, Mía, “mimosa como siempre”, ya está en casa.