La Xunta asegura que terminará en primavera el enlace de la vía ártabra con la carretera N-VI y en ese momento volverá a iniciar la tramitación del proyecto de trazado para la conexión con la autopista AP-9, anulado por la Justicia. La conselleira de Infraestruturas e Mobilidade, Ethel Vázquez, avanzó ayer en el Parlamento gallego el plazo estimado para el fin de esta parte de los trabajos, no afectada por las sentencias, y reiteró que los fallos del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia y del Tribunal Supremo “cuestionan el procedimiento seguido en 2009 para la aprobación del proyecto por el Gobierno bipartito, pero no el trazado”, en referencia a la reivindicación del Concello de Cambre, que demanda que el entronque con la AP-9 se ubique en Catro Camiños y no en A Gándara, como proyecta la Xunta. El parlamentario del PSOE Pablo Arangüena acusó al Ejecutivo autonómico de paralizar la vía ártabra con su “incompetencia, soberbia y desprecio por la justicia y por la comarca de A Coruña”, y reclamó a la conselleira que “ataje el problema” y “lleve a cabo la obra correctamente en lugar de tratar de paralizarla”.

Vázquez detalló que en la actualidad se ultiman las obras del enlace a tres niveles en Iñás. La conexión consta de un nivel superior para la Nacional-VI con cuatro carriles de circulación, uno intermedio con forma de glorieta y uno inferior que dará continuidad a la ártabra, obra de la que queda “prácticamente solo el pavimento”, apuntó. Avanzó, además, que en primavera, cuando terminen los trabajos, en Iñás se rescindirá el contrato con la UTE adjudicataria y se reiniciará la tramitación del proyecto de trazado con la AP-9.

La conselleira precisó que, en el nuevo procedimiento, se volverán a analizar los posibles trazados y se solicitarán los informes preceptivos a las distintas administraciones, “previéndose que no se modificará el trazado para entroncar la vía ártabra con la AP-9 en A Gándara”. Recordó que la propuesta del Concello de Cambre de que el entronque se sitúe en Catro Camiños “no logró el respaldo técnico porque el impacto territorial es mucho mayor, no garantiza la seguridad vial y no cumple los criterios fijados por el Ministerio de Transportes que es, en última instancia, el que debe autorizar la obra”.

Vázquez incidió en la necesidad de impulsar esta infraestructura, “vital para descongestionar y regular el tráfico entre las diferentes carreteras de entrada y salida a la ciudad de A Coruña y su comarca”. Defendió que el objetivo de la vía es “incrementar la seguridad vial y acortar el tiempo de viaje y la distancia de recorrido entre los municipios de Cambre, Oleiros, Sada y Bergondo y, con eso, contribuir a mejorar la competitividad de esta comarca”. La mandataria autonómica sostuvo que “la ofensiva del Concello de Cambre y la tramitación realizada por el Gobierno bipartito retrasan una actuación estratégica que impulsa la Xunta y lleva aparejada una inversión de 40 millones de euros”.

El socialista Pablo Arangüena llevó a la Cámara gallega la situación de la ártabra y aseguró que “se encuentra paralizada por la incompetencia, arrogancia y prepotencia de la conselleira Ethel Vázquez y del Gobierno gallego en su conjunto”. Sostiene que, “tras rechazar el Tribunal Supremo el recurso de la Xunta, se confirma que el Gobierno gallego actúa en la ilegalidad y por eso reciben unos revolcones judiciales enormes, de los que buscan echar la culpa siempre a otros”. Afirma que desde el Ejecutivo gallego “buscan perjudicar a una comarca en la que pierden sistemáticamente las elecciones en casi todos los concellos”.