Una segunda vida para los disfraces en Cambre

Las Casas da Xuventude organizan un intercambio de prendas y accesorios

De izda. a dcha., Sandra Gómez, Lucía Santos y Chus Díaz, ayer, con disfraces en Casa Arrigada.

De izda. a dcha., Sandra Gómez, Lucía Santos y Chus Díaz, ayer, con disfraces en Casa Arrigada. / VÍCTOR ECHAVE

Los superhéroes, famosos, animales, políticos o artistas que los cambreses fueron algún día pueden ahora revivir en otras pieles y ofrecer a sus antiguos portadores la posibilidad de probar otras vidas. Las Casas da Xuventude del Concello de Cambre organizan un intercambio de disfraces y complementos de Carnaval, una iniciativa que busca dar una salida “sostenible” a las prendas y accesorios que, muchas veces, “se ponen una vez y quedan años en una caja o van directos a la basura”, comenta la impulsora, la informadora juvenil de Casa Arrigada Sandra Gómez.

“La mayoría de la gente, yo incluida, ponemos los disfraces un año y ahí quedan. Y no hay por qué contaminar ni por qué gastar en comprar cuando hay opciones como esta”, reflexiona la informadora juvenil, que apuesta por la corriente de la sostenibilidad, cada vez más extendida en otras áreas, también para preparar el Carnaval. “Ahora que soy madre, me doy cuenta de que, de un año para otro, a los niños no les sirven las cosas que se usaron una vez. Aquí pueden mirar si algún traje o complemento les sirve”, explica y cuenta que su pequeño, de ocho meses, irá disfrazado de unicornio. “Es el único disfraz que le vale que encontré en tiendas, sin recurrir a comprar por internet”, afirma.

La iniciativa está abierta a prendas y accesorios de niños y adultos, de todas las tallas y edades, asegura Gómez. Trajes, pelucas, máscaras, capas, diademas... Los interesados pueden donar en la OMIX (Oficina Municipal de Información Xuvenil) de Casa das Palmeiras o en la de Casa Arrigada los disfraces o elementos que ya no quieran volver a lucir —en buen estado y limpios— y, a cambio, recibirán vales que podrán canjear por otros que los vecinos hayan dejado.

Hasta la tarde de ayer, se habían realizado una veintena de donaciones, explicó Gómez, quien sospecha que la participación tardó en arrancar por un error en un cartel lanzado hace unos días en el que se informaba de un límite de edad para participar. La informadora juvenil asegura que no hay restricción de edad y explica que el intercambio se mantendrá activo durante todo el Carnaval y la próxima semana —salvo el martes, festivo—, hasta el Entroido Pequeno, el plato fuerte de estas fiestas en Cambre, que se celebrará el sábado día 25, por lo que muchos vecinos pueden todavía solucionar disfraces propios o ajenos con las aportaciones que realicen estos días.

En la tarde de ayer, un niño cedió un disfraz de rockero y se probó uno de mono, aunque la diferencia de talla frustró esta primera opción, contó la informadora juvenil. La primera persona que se animó a donar las prendas y complementos que ya no quería fue la joven que realiza prácticas en la OMIX de Casa Arrigada con Gómez y su compañero Chus Díaz, Lucía Santos. Dos colas de demonio con sus diademas y varias pelucas fueron las aportaciones que inauguraron la iniciativa. Después, llegaron algunos trajes de Caperucita y princesa Disney, sombreros, pelucas o capas, que nutren el carnavalesco ropero de Casa Arrigada.

Suscríbete para seguir leyendo