Cantera de ‘bizarraps’ en Cambre

Una docena de jóvenes aprenden creación musical con ordenador en un curso de la OMIX

Alumnos y el profesor de creación musical con ordenador, con Balado, García y López a la derecha de la imagen.

Alumnos y el profesor de creación musical con ordenador, con Balado, García y López a la derecha de la imagen. / L. O.

Conocer las herramientas y los clicks adecuados allana el camino de alumbrar una canción. Una docena de jóvenes cambreses se ha iniciado en la creación musical con ordenador a través de un curso organizado por la Oficina Municipal de Información Xuvenil (OMIX) e impartido por Francisco Martínez Lefrenk. La formación, que concluye con una última sesión este lunes, ha permitido a los chicos aprender a manejar un programa y a utilizar plug ins para editar sonidos y crear bases de canciones sin necesidad de tener conocimientos musicales. La iniciativa, además, ha servido para “despertar unas ansias” que algunos ya tenían, como en el caso de Mateo Balado, que canta rap y comparte sesiones musicales en los locales de ensayo municipales junto a sus amigos Ainhoa López y Christian García, quienes también participan en el curso.

El profesor y alumnos, durante una sesión.

El profesor y alumnos, durante una sesión. / L. O.

En sus sesiones, Ainhoa López toca sobre todo el bajo, aunque también guitarra y batería, instrumentos que ha aprendido a manejar “de forma autodidacta”, cuenta. “Ella toca más rock y más indie”, explica su amigo y compañero musical Christian García, quien se anotó en la formación por su afición a la producción musical. “Yo produzco música del género drill —un subgénero del trap nacido en el sur de Chicago hace algo más de una década—. Y Mateo rapea. Vamos los tres en pack y nos ayudamos mutuamente”, explica el joven, quien produce temas “en casa y con amigos” y que aspira a “llevar la producción musical al siguiente nivel”.

“Tengo mis planes de montarme un estudio y producir música, que es lo que me gusta”, avanza García, quien prevé compatibilizar su faceta musical, en la que cuenta con apoyo de sus padres, con estudiar Ingeniería Informática. Más unificado sueña su futuro López, que quiere dedicarse al mundo de la música y espera poder entrar en el FP de Técnico de Sonido aunque, como segunda opción, baraja estudiar Relaciones Laborales y Recursos Humanos. Mateo Balado tiene claro que quiere cursar Historia en la Universidade de Santiago y dedicar al rap sus ratos libres, “seguir por este camino” con sus amigos. Los tres cursan 2º de Bachillerato en el instituto Afonso X O Sabio, de A Barcala y quieren continuar en el mundo de la música o la producción musical, aunque con diferentes enfoques.

Los chicos se muestran “satisfechos” con el curso. “Nos dio información de buena calidad, nos recomendó material... Eso en un tutorial de YouTube no lo encuentras”, asegura García. El profesor celebra que los chicos se mostraron “interesados y motivados, preguntando desde el primer día”, afirma. “Estoy contento porque tuvo muy buena acogida y por ver que hay talento y regeneración”, celebra Martínez.

“Un par de asistentes me mandaron algunas creaciones para que les diera mi opinión personal y a mí también me motiva ver a gente joven con esas ganas”, afirma Lefrenk, que enseña producción musical en Fanzine School, en A Coruña, y actúa en festivales. Dado el éxito y la demanda, la OMIX baraja repetir el curso para ayudar a “democratizar el acceso a la creación de la música”.

Suscríbete para seguir leyendo