El acondicionamiento del canal de entrada a la ría obliga a restringir el tráfico marítimo

Estos trabajos que realiza un gánguil a la altura de Santa Cristina durarán hasta septiembre | Las embarcaciones deberán atender las indicaciones de Capitanía Marítima

El gánguil, ayer en la ría, visto desde la playa de Santa Cristina. |   // I.R.

El gánguil, ayer en la ría, visto desde la playa de Santa Cristina. | // I.R. / M. Villar

Un gánguil, una barcaza de transporte, está estos días en la ría de O Burgo a escasos metros de la playa de Santa Cristina para realizar trabajos de acondicionado del canal de entrada. Se trata de una tarea incluida y prevista en el proyecto de dragado de la ría de O Burgo.

Estos trabajos de dragado obligan a que desde este mes de abril hasta septiembre se delimite esta zona entre el puente de O Burgo y la desembocadura de la ría, en las proximidades de la playa de Santa Cristina en Oleiros, y esté restringido el tráfico marítimo en este ámbito.

Las embarcaciones de todo tipo deben mantenerse alejadas de esta área, de las dragas y las embarcaciones auxiliares que puedan participar en estas tareas de acondicionamiento, además de estar alejadas de las barreras que se podrán colocar en el entorno para el control medioambiental del material que se extraiga del fondo.

Capitanía Marítima ha informado a distintas administraciones de esta restricción, al tener competencia por razones de seguridad. Los patrones de las embarcaciones por lo tanto deberán atender las indicaciones de los responsables del seguimiento de los trabajos de dragado para no entorpecer los trabajos y contribuir a su seguridad.

Los residentes en Santa Cristina han visto estos días esta barcaza o gánguil, de color rojo y blanco, que tiene una retroexcavadora entre la proa y la popa para la carga de residuos. El nombre de esta draga gánguil mecánica es Ardenza. Trabajó en obras similares de dragado en zonas como Málaga, Cantabria o la construcción de un muelle en el puerto de Tarragona. Es una barcaza de 52,48 metros de eslora y con una capacidad de 703 metros cúbicos. Según la web especializada, puentedemando.com, el Ardenza se construyó en 1980 en un astillero en Alemania y se transformó en 2015 en los astilleros de Nodosa en Pontevedra.

El proyecto de dragado de la ría de O Burgo expuesto en su día por el Ministerio para la Transición Ecológica indicaba la previsión de dragar 185.690 metros cúbicos de áridos procedentes de la restauración de los canales o bancos marisqueros, para después utilizarlos para restituir las condiciones intermareales, los propios bancos marisqueros y el fondo de la laguna de Culleredo, además de rellenar la playa de Santa Cristina (obra ya realizada).

Según se describía en el proyecto, el Ardenza tiene un calado de 3,21 metros y para navegar con seguridad por la ría necesita un metro más de calado, por lo que solo puede operar en la zona en mareas de más de 3,21 metros.

Suscríbete para seguir leyendo