El conflicto entre el Concello de Sada y la policía se aviva y abre una crisis en el Gobierno local

La edil de Seguridade traslada por escrito a la alcaldesa su “total disconformidad” con la paralización del abono de horas extra | Nogareda defiende que adoptó esta medida por "indicación de Intervención" |El CSIF avanza que presentará un contencioso para reclamar los pagos

La alcaldesa, María Nogareda, a la izquierda, y la edil de Seguridade, María Pardo. |   // LA OPINIÓN

La alcaldesa, María Nogareda, a la izquierda, y la edil de Seguridade, María Pardo. | // LA OPINIÓN / Antares Pérez

El conflicto entre el Concello de Sada y la Policía Local sube de tono, amenaza con acabar en el juzgado y ha abierto una crisis en el Gobierno local. El detonante de este desencuentro en el seno del Ejecutivo fue la orden de la alcaldesa, María Nogareda, de paralizar el pago de los servicios extraordinarios realizados por los agentes durante enero y febrero, decisión que critica duramente la edil de Seguridade Cidadá, María Pardo, que trasladó en dos ocasiones por escrito a la regidora su “total disconformidad” con esta medida.

En sus escritos, a los que ha tenido acceso este diario, la concejala subraya que se trata de servicios efectivamente realizados, autorizados y conformados y le afea a su socia de gobierno que incumpla el compromiso adquirido con los agentes. A consulta de este diario, la edil admite que las horas extra suponen un desembolso importante pero defiende que es la única forma de garantizar la cobertura de todos los turnos dado que la plantilla está bajo mínimos.

“La alcaldesa les dijo que iba a mantener las cosas como estaban salvo nueva orden y no la hubo”, lamenta Pardo, que no considera válidas las explicaciones sobre el incumplimiento del cuadrante en lo relativo a la realización de 37,5 horas semanales. La edil de Seguridade defiende que el cómputo de horas debe ser anual y subraya que la labor de la policía se encuadra dentro de los servicios especiales y que a sus turnos deben sumarse las horas que dedican a la realización de cursos, prácticas de tiro y otras tareas.

El CSIF comparte sus argumentos y anuncia que recurrirá de nuevo en el contencioso el impago de horas extra. Recuerda el sindicato que ya lo hizo en 2021, con Benito Portela como alcalde, y que la Justicia le dio la razón y ordenó al Concello a abonar más de 20.000 euros por los servicios extraordinarios realizados durante el estado de alarma, entre 15 de marzo y el 21 de junio de 2020. El juez basó su resolución en un informe de Secretaría que concluía que procedía el pago de las horas extra dado que los estadillos previos con los turnos estaban firmados por el jefe del servicio y el alcalde o la concejala.

El CSIF y la concejala de Seguridade Cidadá lamentan que la situación se repita ahora y que la alcaldesa, María Nogareda, que apoyó en aquella ocasión el pago de las horas a los agentes, cambie ahora de postura. “Ella [por María Nogareda] hizo tabla rasa y creo que se está equivocando”, lamenta la edil, que contrapone la paralización de las horas extra a la policía con la autorización de servicios extraordinarios a otros funcionarios en las mismas condiciones y que subraya que ningún trabajador en plantilla realiza una jornada de 37,5 horas.

"Al final ves que no se pueden cambiar las cosas, que hay muchos intereses", lamenta María Pardo

“Al final ves que no se pueden cambiar las cosas, que hay muchos intereses”, lamenta la edil, que relata que la regidora ni siquiera le contestó a sus escritos: “La comunicación es dificultosa”, ironiza Pardo, que deja claro que ya está “de retirada” y no se plantea seguir en política municipal. Consultada por este diario sobre si se arrepiente de haber apoyado la moción de censura, es tajante: “De lo que me arrepiento es de que no se hayan seguido las pautas que nos habíamos marcado”.

Postura de la alcaldesa

La alcaldesa, María Nogareda, niega que la situación actual sea igual a la de 2021, defiende que en aquella ocasión se trataba de circunstancias especiales derivadas de la pandemia y sostiene que si ahora paralizan los pagos es por “indicación de Intervención” que considera que es necesario “subsanar el cuadrante” al entender que no está justificada la realización de 35 horas semanales.

“No es ningún capricho, la que firma las nóminas es esta menda, tengo una responsabilidad”, defiende Nogareda, que subraya que no se han denegado los pagos, sino que han quedado en un “impasse hasta que el expediente esté resuelto”.

"La que firma las nóminas es esta menda, tengo una responsabilidad", defiende Nogareda

Nogareda, que desveló en el último pleno que las horas extra de enero ascienden a 35.400 euros, niega que aplique una doble vara de medir y recalca que se limita a seguir las directrices técnicas. La alcaldesa afirma que comunicó a la Policía la situación y le advirtió de la necesidad de subsanar el cuadrante y que, en respuesta, los agentes le trasladaron que no harían más refuerzos. “Soy la primera en defender que hay que pagar lo que se hace a mayores de la jornada de trabajo”, “recalca la alcaldesa, que considera que en la situación actual, con las bajas, resulta “inviable” de todos modos cubrir todos los turnos.

Choque por la RPT

Al conflicto por las horas se suma otro desencuentro entre la edil de Seguridade y la alcaldesa por el retraso en aprobar la modificación de la RPT para reforzar las patrullas con tres agentes que realizan actualmente tareas administrativas.

El malestar fue a más tras la decisión de Nogareda de elevar a pleno una modificación de la RPT para modificar el puesto del Técnico de Administración Xeral de Urbanismo. “Para mí la seguridad ciudadana es más urgente que modificar una plaza que está vacante”, defiende Pardo, que relata que expresó su desacuerdo al Ejecutivo, al que conminó a negociar ya la propuesta global de RPT, que ya ha sido entregada por los redactores, para solventar las graves carencias de una plantilla con algunos trabajadores "en el límite del salario mínimo interprofesional" y a los que no se les reconoce sobre el papel muchas de sus funciones.

El cambio de la plaza del TAX se retiró finalmente del último pleno. Nogareda afirma que la presentará al próximo, defiende que pretende cumplir un acuerdo y que prioriza este cambio porque “no afecta a nadie” mientras que el de la policía requiere de un análisis más profundo”, dado que obliga a revisar los complementos específicos, entre otras cuestiones.

La alcaldesa recalca además que la propuesta de RPT aún no es definitiva.

El CSIF, a Nogareda: “El personal no es un arma política”

La relación entre la plantilla y el nuevo Gobierno local comienza a tensarse. El CSIF ha presentado un escrito a la alcaldesa en el que le advierte de que “el personal del Ayuntamiento no es un arma política que se pueda utilizar a conveniencia” y en el que acusa a la regidora de demorar sin motivo la negociación de la Relación de Puestos de Trabajo. El sindicato afirma tener conocimiento de que la propuesta de RPT fue entregada ya a finales de febrero y critica que el Ejecutivo demore las negociaciones para aprobar este documento a pesar de reconocer las graves carencias de la plantilla, atada a una RPT que ampara “graves injusticias salariales y funcionales”. Sus críticas van en la línea de las de la edil María Pardo, que insta a agilizar la RPT para sentar ya las bases de una “administración moderna”. Nogareda replica que no hay todavía una propuesta definitiva de la RPT, que faltan aún aspectos claves, como el estudio económico, y defiende que ella es la primera interesada en impulsar este documento.

Suscríbete para seguir leyendo