Pistolas de agua, mecheros o envases de hace 40 años, la 'basuraleza' que degrada la ría de Betanzos

La asociación Fragas do Mandeo retira en un año más de 15 toneladas de residuos de este enclave protegido | Organiza una eco-regata para continuar con la limpieza el próximo 16 de septiembre

Voluntarios con los residuos retirados de las marismas.

Voluntarios con los residuos retirados de las marismas. / Antares Pérez

Pistolas de agua, ropa, calzado, palillos de piruletas, envases de refrescos, botellas, mecheros... Son algunos de los residuos que los voluntarios de la asociación Fragas do Mandeo han retirado en el último año de las marismas de Betanzos, un enclave natural de alto valor ecológico que algunos porfían en utilizar de vertedero.

Ecologistas retiran en un año más de quince toneladas de basura de la ría de Betanzos

Ecologistas retiran en un año más de quince toneladas de basura de la ría de Betanzos / Antares Pérez

Esta ONG de custodia del territorio puso en marcha el 20 de agosto del pasado año la campaña Basuraleza: 12 meses, 12 toneladas y, antes de acabar el año, ya había completado el reto: 12.281, 80 kilos recogidos a fecha del 13 de julio. En total, en un año, Fragas do Mandeo retiró 15.053 kilos depositados entre los juncales y carrizales de esta Zona de Especial de Conservación.

Esta agrupación ecologista adquirió hace algo más de un año una lancha con una ayuda de la Diputación y una campaña de crowdfunding con la que recorre semanalmente las marismas betanceiras. En sus recorridos, los voluntarios han retirado basuraleza de todo tipo. Los juncales, la vegetación de ribera y la ría soportan residuos de diversa procedencia, pero la mayor parte tiene un origen “claramente urbano” y buena parte, procede de la romería de Os Caneiros, detalla Fragas do Mandeo. Es, sin duda, la peor resaca de esta fiesta multitudinaria.

Solo en el entorno de O Pedrido se pueden hablar de residuos de procedencia marina, de restos de artes de pesca o de actividades náuticos arrastradas por las mareas. En el resto de este enclave natural, los ecologistas retiraron todo tipo de envases, algunos que dejaron de utilizarse hace ya cuatro décadas. .

Hay otros objetos que cuesta imaginar cómo pudieron acabar sus días en las marismas, como neumáticos o incluso lavabos.

Fragas do Mandeo actuó en toda la ría, desde Betanzos al puente de O Pedrido. Para esta asociación dedicada a la custodia del territorio, la campaña evidencia el enorme impacto de la “enorme cantidad de basura” en la marisma, con efectos nocivos en los organismos acuáticos y en el lugar de cría de numerosas especies. Como reverso positivo, muestra “cómo con voluntad se puede llegar a limpiar completamente y mejorar significativamente su estado ecológico”: “No nos conformamos con estas doce toneladas, como tampoco lo hicimos con los más de ochenta metros cúbicos que hemos retirado en las sucesivas ediciones de la eco-regata. Seguiremos saliendo a recoger basura, pero ahora repartiendo el tiempo con la eliminación de los plumachos que crecen en la xunqueira y en sus proximidades”, apuntan desde la asociación.

Las actuaciones en la ría de Betanzos, un patrimonio natural alto valor natural y paisajístico, son una más de las actuaciones que Fragas do Mandeo lleva a cabo a lo largo del año. Las personas interesadas en poner su granito de arena, ya sea con una donación o su contribución como voluntario, pueden ponerse en contacto con la asociación a través del correo electrónico correo@fragasdomandeo.org.

Eco-regatas

La Fundación Fragas do Mandeo, en colaboración con otras entidades, puso en marcha hace casi diez años, en 2014, las denominadas eco-regatas para la limpieza de la ría. En total, en las ediciones realizadas hasta ahora, los voluntarios retiraron 18.144 kilos de residuos, a los que se suma una toneladas más en la zona de Souto.

A lo largo de esta última década, el trabajo de los ecologistas ha permitido extraer más de 34 toneladas de basura del humedal, aunque todavía queda mucho por hacer, apuntan desde la asociación, que ultima los preparativos para una nueva edición de la eco-regata. Será el próximo sábado 16 de septiembre.

Se trata de una actividad abierta a toda la ciudadanía. El objetivo, implicar a todos en el cuidado de este patrimonio natural. “Su preservación también tiene implicaciones económicas en los sectores turístico y productivo, ya que la marisma es un vivero de especies comerciales piscícolas y marisqueras, destacan desde el colectivo ecologista.

A lo largo de estos últimos años, esta ONG de custodia del territorio de la comarca de As Mariñas ha realizado distintas campañas con el apoyo de la Diputación y el Concello de Coirós.