El edil de Urbanismo de Bergondo, sobre la compra de la Casa do Cortés: “Se nos escapó una oportunidad francamente buena”

El BNG exigirá explicaciones y acceso al expediente completo tras trascender la compra de esta emblemática quinta

Un Hudson de 1948, abandonado en la cochera de la Casa do Cortés. |

Un Hudson de 1948, abandonado en la cochera de la Casa do Cortés. | / Antares Pérez

“Se nos escapó una oportunidad francamente buena”, lamenta el concejal de Urbanismo del Concello de Bergondo, Juan Fariña, al ser consultado sobre la compra de la emblemática Casa do Cortés, la quinta modernista enclavada en pleno centro de Guísamo que ha sido adquirida por un hostelero de la localidad, propietario del Bar El Centro.

El edil de Alternativa dos Veciños deja claro que no alimenta suspicacias por el hecho de que el comprador sea hermano de su socia en el Gobierno local, la alcaldesa socialista Alejandra Pérez Máquez: “No tengo ningún elemento que indique nada turbio, su hermano es mayor de edad y no está bajo su custodia. Esto no es lo mejor para la alcaldesa, si pudiese haberlo evitado, lo habría hecho”, sostiene.

El concejal admite que la compra de esta finca justo cuando el Concello negociaba su adquisición ha sido un varapalo: “Hasta hace unos días aún tenía esperanzas de que [el comprador] pudiese renunciar al tema”, apunta. Relata que la posibilidad de adquirir esta finca cobró fuerza hace unos meses, a raíz de una considerable rebaja en el precio, de 410.000 a 170.000 euros.

Fue un comercial de CaixaBank quien contactó con el departamento municipal de Urbanismo para ofertarles la parcela, que llevaba casi un lustro en venta. “Comenzaron los trámites y al poco tiempo empezaron a aparecer auténticas interferencias”, dice el edil. Primero, cuenta, trascendió públicamente la rebaja en el precio del inmueble y, después, el BNG planteó en pleno la compra: “Fue como poner miel para atraer a las moscas”, afirma el concejal, que apela a la situación de desventaja con la que parte la Administración con respecto a inversores privados: “No tiene la misma agilidad, no puede hacer una oferta así como así, hay que avalarlo con informes...” , defiende Fariña, que lamenta que el banco no atendiese la petición del Concello de una ampliación del plazo para presentar la oferta.

La Casa do Cortés, cubierta por la vegetación.

La Casa do Cortés, cubierta por la vegetación. / L.O.

El concejal de Urbanismo entiende que la oferta, 170.000 euros por una parcela de 11.000 metros cuadrados en pleno centro de Guísamo, era muy atractiva. Apunta que las normas subsidiarias en vigor ya le otorgan un “importante aprovechamiento”, sin tener que esperar al plan general, que delimita en su borrador un polígono residencial supeditado a la rehabilitación de la quinta modernista, catalogada y en ruinas: “El promotor tendrá que atender a lo que el Concello lo diga”, recalca.

Las declaraciones del responsable municipal coinciden, en su mayor parte, con las trasladadas el jueves a este diario por un portavoz de la Alcaldía, que apeló también a las dificultades de una Administración para competir en premura con emprendedores a título particular.

Reacciones de la oposición

Las explicaciones ofrecidas hasta ahora no convencen al BNG. Su portavoz, David Carro, exigirá acceso al expediente para conocer las gestiones realizadas por el Concello para la fallida compra. El edil nacionalista exige “total transparencia” sobre este asunto y que se explique “con claridad” la propuesta del Gobierno local para esta parcela.

El portavoz del PP, Manuel Fafián, ironizó en redes sociales con el hecho de que la finca pase a manos del hermano de la alcaldesa tras “marear” el Concello al banco: “Este Concello da para una telenovela y de las buenas. Seguimos en segunda división y bajando”, critica.

Suscríbete para seguir leyendo