Una empresa solicita autorización para reactivar una planta de residuos en Morás

Recuperamos SL realizaba antes su actividad en el polígono de Bergondo, y se trasladó por el incremento de la actividad a una planta de Santa Icía que puso en pie Posformados Vales

Emplazamiento de la planta, en rosa, junto al circuito de autocross. |

Emplazamiento de la planta, en rosa, junto al circuito de autocross. | / Antares Pérez

La empresa Recuperamos SL acaba de presentar a la Xunta para su evaluación ambiental un proyecto para poner en marcha una planta de valorización de residuos no peligrosos de Santa Icía, en Arteixo. La compañía, que realizaba anteriormente su actividad en el polígono de Bergondo, reinicia el proceso tras la apertura de un procedimiento sancionador en el año 2021 por parte del Servicio de Intervención Ambiental por la ejecución de obras de adecuación de la planta sin tramitar el correspondiente expediente de impacto ambiental, según detalla en la memoria.

La empresa gestiona desde 2020 en régimen de alquiler los terrenos que ocupa esta planta, que puso en pie Posformados Vales tras obtener la autorización del Concello de Arteixo en 2014. La actual gestora destaca en el proyecto que ha presentado ante la Consellería de Medio Ambiente que la mayor parte de las instalaciones fueron ejecutadas anteriormente al cambio de titularidad de la licencia de actividad, en abril de 2020, y atribuye las irregularidades que pretende subsanar a la realización de obras sin haber obtenido previamente el informe de impacto ambiental.

La planta está ubicada en el lugar de Santa Icía, parroquia de Morás. Ocupa dos parcelas que suman una superficie de más de 14.000 metros cuadrados próxima al circuito de autocross, al centro hípico Los Porches, la cantera Monte da Costa y de la planta de residuos de Gestán.

Recuperamos SL realizaba antes su actividad de valorización de residuos en el polígono industrial de Bergondo, pero dio el paso de trasladarse por el incremento de su actividad, que llevó las instalaciones “al límite de su capacidad”. La empresa sostiene que buscó inicialmente emplazamiento otro parque empresarial de la comarca, pero que desistió por la falta de espacio disponible o las limitaciones para establecer este tipo de actividades de gestión de residuos por la cercanía de los polígonos a núcleos de población.

Alternativas

La compañía plantea tres alternativas en el proyecto que somete a evaluación ambiental. La primera, la 0, supondría no ejecutar el plan, lo que en el momento actual supondría el fin de la actividad de Recuperamos SL, dado que las instalaciones de Bergondo ya están ocupadas por otra empresa. La alternativa 1, la de reponer los terrenos a su estado previo al cambio de titularidad en 2020. La compañía advierte de que esto no supondría en ningún caso devolver los terrenos a su estado natural y se limitarían a la retirada de la báscula de pesaje o el picado de la solera de hormigón de la parte existente. Otras actuaciones no ve posible acometerlas debido al riesgo que supondrían, como la retirada de un muro para la estabilización de unos taludes.

La promotora se decanta por la segunda alternativa, dirigida a reactivar la actividad de valorización de residuos con una serie de actuaciones que pasan por la mejora de los viales laterales, la implantación de una caseta para vestuarios, zona de oficinas y aseos, la mejora del cierre perimetral, la implantación de un depósito de combustible o la dotación de maquinaria para las actividades de tratamiento.

La empresa minimiza el impacto de las obras, “poco relevantes”, y llama la atención sobre el hecho de que afectan a unos terrenos muy “antropizados” y sin poblaciones cercanas que puedan sufrir las molestias de la actividad de la planta.

Suscríbete para seguir leyendo