El Gobierno desoye la demanda de Betanzos y deja en el aire la reforma integral de Correos

Evita aclarar si retomará el proyecto en el que preveía invertir un millón de euros y para el que llegó a obtener licencia en 2018 | El Concello apela a la “imperiosa necesidad” de espacio

La oficina de Correos, precintada durante los arreglos de los desperfectos en el techo. |   // LA OPINIÓN

La oficina de Correos, precintada durante los arreglos de los desperfectos en el techo. | // LA OPINIÓN

El Gobierno evita comprometer fondos para la reforma integral de la oficina de Correos de Betanzos. En respuesta a una pregunta del BNG, el Ejecutivo limita su compromiso con este edificio al arreglo de los desperfectos detectados en el falso techo y evita despejar el interrogante principal planteado por los nacionalistas, el de si retomará la actuación que anunció en 2018 para ampliar y actualizar esta oficina, que presta servicio a toda la comarca.

La respuesta del Gobierno llega después de que el pleno de Betanzos aprobase por unanimidad una moción del BNG para instar al Ejecutivo a recuperar el proyecto que anunció en 2015, dotado de un millón de euros. Correos llegó a obtener licencia en 2018 para ejecutar esta obra, pero finalmente renunció a la misma por la “notable disminución de los volúmenes de Correos” a nivel nacional y el “cambio en la priorización de proyectos”.

La sociedad estatal renunció a la obra después de abonar hasta 51.500 euros más IVA para alquilar un local en la Praza do Emigrante que debería prestar el servicio de Correos durante la reforma, un gasto que suscitó protestas del BNG y el PP, que ha presentado también una iniciativa en el Congreso para reclamar que se retome este proyecto.

La evasiva respuesta del Ejecutivo central deja sin plazos ni presupuesto una actuación que el Gobierno local socialista considera muy necesaria dado el estado “obsoleto” de las instalaciones utilizadas por unas 4.000 personas al mes.

El Ejecutivo municipal que dirige María Barral apeló recientemente a la “imperiosa necesidad” de dotar al edificio de “más espacio físico” y de acometer “mejoras en materia de accesibilidad y de modernización tecnológica

La respuesta estatal incrementa el malestar del BNG, que ha solicitado en numerosas ocasiones que se retome el proyecto de reforma integral de las oficinas. En el pleno celebrado hace un par de meses, Amelia Sánchez, apeló al importante “deterioro” de este inmueble y advirtió de que las instalaciones tampoco se adaptan a las “nuevas maneras de trabajar de Correos”, tanto en materia de nuevas tecnologías como el espacio para paquetería: “La oficina difícilmente cumpliría con la normativa de seguridad”, advirtió.