La Xunta da luz verde con condiciones a la urbanización de 390 viviendas de Santa Cruz

Recomienda “reconsiderar” la altura de los bloques para una “transición más adecuada” | Ve preciso restringir las conexiones de la red viaria interior con la variante de Santa Cruz

A. P.

La Consellería de Medio Ambiente ha dado luz verde al plan parcial del sector de suelo urbanizable Viñas de Babilonia, (SUD-10). Se trata de una urbanización de 390 viviendas (314 colectivas y 75 unifamiliares) proyectada en la salida del núcleo urbano de Santa Cruz, limítrofe con el colegio Parga Pondal, el camping Los Manzanos, la República de Argentina, la zona de As Camposeiras y la urbanización del campo de golf de Xaz.

El desarrollo incluye la construcción de la denominada variante de Santa Cruz, que conectará las vías AC-173 y DP-5812, y ubica los espacios para equipamiento y usos terciarios en continuidad con el camping Los Manzanos. Los promotores cederán además al Concello 34.780 metros cuadrados para ejecutar el parque fluvial Santa Cruz, una zona verde alrededor del río.

El departamento autonómico considera que este desarrollo urbanístico, que ocupará una superficie de 129.581 metros cuadrados, “no tendrá efectos adversos sobre el medio ambiente” siempre y cuando se atiendan ciertas condiciones. Entre otras, la Dirección Xeral de Urbanismo recomienda “reconsiderar” la altura máxima de bajo y tres alturas para los bloques de vivienda colectiva, “teniendo en cuenta el carácter periférico del ámbito respecto del núcleo de Santa Cruz y la necesidad de una transición apropiada”.

El Instituto de Estudos do Territorio plantea una serie de medidas correctoras para reducir el impacto de la urbanización, que van desde el uso de colores que “aseguren una coherencia de conjunto”. El organismo autonómico apunta a la importancia de integrar los corredores ecológicos y bosques de ribera en las zonas verdes y en ese sentido considera preciso mejorar la propuesta en lo relativo a la parcela del equipamiento y el aparcamiento situado al sur del mismo.

La Axencia Galega de Infraestruturas se muestra conforme con la variante de Santa Cruz, que conectará las carreteras de Meirás (DP-5812  y Mera (AC-173) mediante sendas glorietas. El organismo autonómico considera que este viario contribuirá a descongestionar Santa Cruz y mejorar en un futuro la comunicación con el exterior con su prolongación hacia la carretera AC-12 en la ría de O Burgo. Para que cumpla este cometido, Infraestruturas pide en su informe que se restrinjan los accesos a esta variante desde las parcelas colindantes y “limitar a lo estrictamente necesario las conexiones con la red viaria interior del sector SUD-10”.

La Dirección Xeral de Mobilidade se muestra conforme con el carril-bici proyectado pero pide completarlo con áreas específicas de estacionamiento para sus usuarios. Patrimonio un trabajo de campo de todo el ámbito y medidas de integración de un hórreo.