Avanza la creación de un área de ocio de 4.500 metros en O Temple

El Concello prevé abrir en verano el rocódromo y el ‘pumptrack’ en el Ramón Barba e inicia la reforma en Francisco Rodríguez

Trabajos en la zona del Ramón Barba y la calle Francisco Rodríguez que formarán un área de ocio de 4.500 metros, esta semana.

Trabajos en la zona del Ramón Barba y la calle Francisco Rodríguez que formarán un área de ocio de 4.500 metros, esta semana. / LOC

El nuevo rocódromo y el circuito pumptrack son ya una realidad en el parque Ramón Barba de O Temple. Las dos nuevas instalaciones forman parte de los servicios que el Concello de Cambre suma al recinto, al que se añadirá, “próximamente”, un teatro al aire libre, asegura. La alcaldesa, María Pan, y el concejal de Urbanismo, Obras, Servizos, Transporte e Medio Ambiente, Juan González Leirós, visitaron esta semana la zona para comprobar el inicio de las obras en el entorno del área infantil de la calle Francisco Rodríguez, a escasos metros del Ramón Barba, trabajos que, en conjunto, permitirán crear una zona verde y de ocio de 4.539 metros cuadrados en la segunda parroquia de mayor extensión del término municipal y la más poblada.

La alcaldesa recalca la importancia de los dos proyectos para “apostar de forma decidida por darle un mayor protagonismo a los vecinos, especialmente en las zonas de mayor concentración de población”. El Concello inició, en las últimas semanas, las intervenciones en Francisco Rodríguez, que buscan satisfacer una demanda de los usuarios de la instalación, que habían solicitado la colocación de más árboles para crear zonas de sombra, afirma. El proyecto incluye la instalación de nuevo mobiliario urbano como bancos, papeleras, mesas de picnic y más árboles para generar zonas de descanso para los vecinos. Además, se renovará el pavimento de caucho y los juegos infantiles en mal estado.

En paralelo, el Ayuntamiento continúa con la remodelación del Ramón Barba, donde prevé que buena parte de los trabajos puedan estar concluidos para los meses de verano, cuando ya se podrá usar el rocódromo y el pumptrack (para monopatines y bicicletas). El objetivo es reabrir parte del parque en esta época dado que se registra una mayor afluencia de usuarios e dejar cerrada la zona en la que se situaba la piscina y en la que se ejecuta el nuevo teatro.

El Ramón Barba ofrecerá una accesibilidad mejorada, ya que no estaba adaptado a personas con movilidad reducida. También dispondrá de nuevo mobiliario urbano, como bancos y fuentes.