Betanzos reinicia el plan del casco histórico y aplaza su aprobación hasta finales de 2027

La zona se rige por unas normas obsoletas de 1992 | El Ayuntamiento adjudica la redacción a una ingeniería de Lugo después de rescindir el anterior contrato por incumplimientos

Vista aérea del núcleo urbano de Betanzos.

Vista aérea del núcleo urbano de Betanzos. / Víctor Echave

El Concello de Betanzos ha contratado por 89.782 euros (impuestos incluidos) la redacción del Plan Especial de Protección del Casco Histórico (PECH) a una ingeniería de Lugo, Kenda Urbanismo, Ingeniería y Territorio. El Gobierno local betanceiro adjudica un nuevo contrato tras rescindir el que suscribió en 2019 con Estudio Thuban por diversos incumplimientos del pliego de condiciones.

La elaboración de este documento, esencial para garantizar la conservación y el crecimiento ordenado de la zona monumental, vuelve prácticamente a la casilla de salida. El casco histórico se rige actualmente por un plan aprobado en diciembre de 1992, anterior a la normativa en vigor en materia de patrimonio en Galicia.

El Gobierno local solo aprovechará una pequeña parte de los trabajos realizados por la anterior adjudicataria, en concreto el informe preliminar de diagnóstico. La nueva empresa dispondrá de un plazo de 3 años y 5 meses para aprobar de forma definitiva este plan urbanístico, con es decir, hasta finales de 2027.

El acta de junta de Gobierno que acuerda la adjudicación del contrato detalla que la nueva redactora dispondrá de cinco meses desde la formalización del contrato para presentar el borrador del plan y el documento ambiental estratégico. A partir de ese momento, dispondrá de ocho meses para someter el plan a aprobación inicial.

La tardanza en revisar un instrumento esencial para la reactivación del casco histórico ha propiciado reiteradas críticas de los grupos de la oposición en los últimos años. A pesar de esta demora, el Ejecutivo que lidera María Barral espera que este mandato sea decisivo para el casco histórico gracias a los fondos Next Generation. Las ayudas europeas permitirán rehabilitar el mercado municipal y realizar diversas actuaciones para dinamizar el corazón de la ciudad brigantina.

El pleno ha dado luz verde además a una modificación del plan especial en vigor para permitir más pisos por planta y eliminar restricciones poco acordes con la demanda actual de vivienda y que frenaban la inversión, según argumentó el Gobierno local, que recalcó que estas divisiones deben respetar las leyes de habitabilidad.

La adjudicación de este nuevo contrato para la redacción del plan especial del casco histórico estuvo precedida de la renovación del convenio entre la Xunta y el Concello brigantino para la financiación de los trabajos. La anterior empresa adjudicataria ha recurrido vía judicial la rescisión del contrato.

Suscríbete para seguir leyendo