El grupo de comunicación al que pertenece LA OPINIÓN A CORUÑA es hoy líder de la información regional y local en España tras haber protagonizado en las últimas décadas un vertiginoso proceso de crecimiento y expansión.

Los orígenes del grupo se remontan a esa España de 1978 que respiraba aires de libertad. La reciente irrupción entonces de los partidos políticos y la creación de las Cortes Generales eran muestra evidente de que el país caminaba con paso firme hacia la democracia.

Los años de la Transición, que fueron complejos y muy intensos, confirieron a la prensa, en plena metamorfosis hacia la apertura y la libertad, una función decisiva. Eran nuevos tiempos en los que el protagonismo de la información política otorgaba al llamado Parlamento de papel una relevancia hasta entonces desconocida. Los medios de comunicación fueron actores principales en el debate de las ideas y en la consolidación de un modelo de país en el que valores como la justicia, la igualdad y el pluralismo político cobraron sentido no solo en el ordenamiento jurídico sino también en el ideario de la sociedad española.

Javier Moll, durante su discurso en el acto conmemorativo del 40 aniversario de Prensa Ibérica, en 2018.

En ese contexto de profunda transformación y grandes esperanzas de progreso, nacía en diciembre de 1978, coincidiendo con la promulgación de la Constitución Española, Prensa Ibérica, un grupo de medios de comunicación que hoy, 40 años después, se ha convertido —con 24 periódicos, diversas revistas y una amplia presencia en once comunidades autónomas— en un exponente multimedia de la información regional y local en España.

La historia de Prensa Ibérica discurre, por tanto, en paralelo a la historia de la democracia representativa, y sus diarios, al servicio en todo momento de los ciudadanos, han sido testigos de excepción de los acontecimientos más destacados acaecidos durante estos más de cuatro decenios, el período de mayor prosperidad vivido en la historia de España.

Prensa Ibérica dio sus primeros pasos en 1978, año en el que Javier Moll y su esposa, Arantza Sarasola, iniciaron su dilatada trayectoria como empresarios periodísticos con la adquisición de Editorial Prensa Canaria, a la que pertenecían La Provincia y Diario de Las Palmas. Aquello ocurrió justo dos días antes de que el pueblo español aprobara en referéndum la Carta Magna.

Aitor Moll es el consejero delegado de Prensa Ibérica desde enero de 2015.

El salto a la península

La fundación de Prensa Ibérica como el grupo familiar de empresas regionales de comunicación que hoy conocemos tuvo lugar en 1984 al acudir a la subasta de los Medios de Comunicación Social del Estado, que permitió la expansión al territorio peninsular mediante la compra de las sociedades gestoras de La Nueva España de Asturias, Levante-EMV de Valencia e Información de Alicante.

En 1986 adquirió Faro de Vigo que, fundado en 1853, es el periódico decano de la prensa española. Dos años más tarde, en 1988, el grupo funda La Opinión de Murcia, que es la primera de una serie de cabeceras con el nombre de La Opinión. En 1990 nace La Opinión de Zamora que, tres años después, se fusiona con El Correo para dar origen a La Opinión-El Correo de Zamora. Después vendrían La Opinión de Málaga (1999), La Opinión de Tenerife (1999) y LA OPINIÓN DE A CORUÑA (2000).

En 1991 Prensa Ibérica adquiere Diario de Mallorca y Diario de Ibiza. Y en 1996 el grupo incorpora el idioma catalán a su red de prensa, con la compra de Diari de Girona. Más tarde, en 2005, el periódico Empordà, y en 2006, Regió 7.

Al grupo pertenecen además el diario deportivo Superdeporte, fundado en 1993, y el semanario Mallorca Zeitung (2000), publicado en alemán.

La compra del Grupo Zeta

En febrero de 2019 Prensa Ibérica toma el control de El Día de Tenerife y afianza su liderazgo en Canarias, y en junio de ese mismo año adquiere, tras una larga negociación, la totalidad del Grupo Zeta.

El Periódico de Catalunya, El Periódico de Aragón, El Periódico de Extremadura, La Crónica de Badajoz, Diario Córdoba, Mediterráneo y Sport se incorporan a una red de medios que cuenta en la actualidad con 24 periódicos impresos y digitales en 11 comunidades autónomas, además de diversas revistas, y que suma, en total, 1,7 millones de lectores en papel y 185.000 ejemplares diarios.

Javier Moll, presidente, y Arantza Sarasola, vicepresidenta, con la ‘Manzana de Oro’.

En Internet, con un creciente posicionamiento, sus publicaciones alcanzan los 27,6 millones de visitantes únicos y superan los 630 millones de páginas vistas.

Prensa Ibérica está también presente en el ámbito de las productoras de contenidos audiovisuales y es propietaria de Levante TV e Información TV.

Desde sus inicios Prensa Ibérica hace gala de tres máximas: la autonomía empresarial de cada una de las compañías, la independencia en lo editorial respecto a los poderes públicos y privados, y la proximidad a la ciudadanía.

El grupo realiza una importante contribución al progreso y al desarrollo económico, social y cultural de los territorios en los que está presente. Sus Clubes de Prensa y Opinión, que realizan cada año más de 400 actividades abiertas y gratuitas al servicio de los lectores y los ciudadanos, se han convertido en importantes dinamizadores de la vida social y cultural.

En paralelo a la actividad de los clubes, los diarios del grupo organizan anualmente más de 300 eventos, que reúnen a unas 450.000 personas. El año pasado, con motivo de las restricciones del COVID, celebraron además otros 300 eventos virtuales.