13 de octubre de 2011
13.10.2011

El pecio del 'Rytterholm' 35 años después

Unos 50 buzos conmemoran el aniversario del naufragio del carguero noruego el 12 de octubre de 1976 en la entrada de la ría coruñesa . El barco es el más visitado de los hundidos en A Coruña

13.10.2011 | 15:08

El naufragio del mercante noruego 'Rytterholm', en la entrada de la ría de A Coruña, cumplió ayer 35 años en los que el pecio del carguero se ha convertido en una de las principales atracciones para los buceadores que visitan la ría coruñesa. El casco, roto en tres trozos, se encuentra sumergido a 31 metros de profundidad y recibe el nombre de El Chino, en homenaje a la única víctima del hundimiento, de esa nacionalidad. El cocinero se negó a abandonar la embarcación pese a ver que su escora era irrecuperable

El mercante noruego Rytterholm, que naufragó el 12 de octubre de 1976 a la entrada de la ría coruñesa, se ha convertido en los últimos años en la mayor atracción para los buceadores que visitan A Coruña. El pecio es conocido como El Chino, en homenaje al único marinero fallecido en el hundimiento, el cocinero, de nacionalidad china, que se negó a abandonar la embarcación. Ayer se cumplieron 35 años del trágico suceso y el club de actividades subacuáticas Nauga organizó una inmersión conmemorativa de esta efeméride en la que participaron cerca de medio centenar de buceadores.

El carguero Rytterholm se encuentra sumergido a 31 metros de profundidad y su casco está roto en tres trozos. Los buceadores pueden visitar durante sus inmersiones estancias como las bodegas, los baños y algunos camarotes que se conservan en buen estado.

El 12 de octubre de 1976 el mercante noruego trataba de entrar en el puerto de A Coruña con 36 tripulantes para corregir la escora de 20 grados a estribor -el lado derecho del buque- que había provocado un corrimiento de la carga, compuesta por fertilizantes y abonos. Las malas condiciones meteorológicas y marítimas hicieron que la escora se volviese más pronunciada durante las maniobras de acercamiento a la dársena coruñesa y que el Rytterholm acabase hundiéndose irremediablemente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook