14 de marzo de 2012
14.03.2012

Sasemar cubre la ausencia del Sikorsky en A Coruña con un helicóptero más pequeño

El antiguo 'Helimer Galicia' está en Noruega para someterse a una revisión. Los medios de rescate disponibles son similares a los del naufragio del pesquero 'Cordero' en 2008

14.03.2012 | 09:37
El ´Helimer´ Dauphin NII durante un operativo en A Coruña. / fran martínez

Los pilotos de Salvamento Marítimo están preocupados por los medios aéreos operativos actualmente en la base coruñesa de Alvedro, muy similares a los que había en enero de 2008 cuando se produjo el naufragio del pesquero ribeirense Cordero, en el que fallecieron cinco de los ocho marineros que iban a bordo, y temen que se pueda repetir una situación similar. Como entonces, el antiguo Helimer Galicia, modelo Sikorsky S-61N, se encuentra en una revisión exhaustiva que se realiza en Noruega y ha sido sustituido por un Dauphin NII, de menor porte, al tiempo que Sasemar ordenó que el otro Helimer, modelo Augusta Westland 139, tenga doble tripulación. Estas dos aeronaves tienen un peso muy inferior al del Sikorsky y son mucho más inestables en condiciones meteorológicas y marítimas muy adversas. "El Dauphin ronda los 4.200 kilos de peso y el Augusta Westland los 6.800, pero hay mucha diferencia con los casi 10.000 del viejo Helimer Galicia. Con estos medios, como venga un temporal fuerte, se puede repetir el caso del Cordero", alerta un comandante de helicóptero con varios años de experiencia en rescates en el mar.

En la emergencia del arrastrero ribeirense, el Dauphin NII que sustituía al Sikorsky se aproximó a la zona del naufragio pero, por los problemas de vuelo, tuvo que retirarse tras avistar a cinco náufragos, a los que más tarde se les perdió el rastro. Esta actuación provocó numerosas críticas de expertos en salvamento y de los pesqueros que participaron en el rescate, que denunciaron que el helicóptero se limitó a enfocar con sus faros a los marineros para que las embarcaciones de la zona procediesen a subir a bordo a los entonces supervivientes. Sasemar, por su parte, defendió la intervención alegando que ninguna aeronave podría actuar en unas condiciones meteorológicas tan adversas.

Los profesionales de Salvamento aseguran que la idea inicial del organismo dependiente del Ministerio de Fomento era trasladar otro Sikorsky S-61N a la base de Alvedro pero fue imposible porque el que opera desde Jerez también se encuentra en Noruega -en gran parada, la gran inspección en que se revisan todas las piezas del aparato, y no volverá a España hasta finales de mes o mediados de abril- y el Gobierno no quiere mover de Canarias al tercero y último helicóptero de gran porte con el que cuenta Sasemar. Ante esta situación, el Ejecutivo decidió reforzar al Augusta Westland con doble tripulación y darle apoyo con el Dauphin NII.

La causa de que dos de las tres aeronaves de mayor porte de Salvamento -los Sikorsky de A Coruña y Jerez- estén fuera de servicio al mismo tiempo es, según los pilotos, la mala planificación de los técnicos de mantenimiento del organismo dependiente de Fomento. "Vieron que se acercaba la revisión pero se dejaron ir con la esperanza de que Aviación Civil les hiciese una extensión de la autorización para volar. Sin embargo, como en los últimos tiempos se registra una media de un accidente de helicóptero por mes, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea y Aviación Civil no quieren riesgos y le denegaron la ampliación. Es de incompetentes porque coincidieron los dos a la vez pese a que estas revisiones se pueden adelantar", relata un comandante de salvamento.

De esta forma, el nuevo Ejecutivo rompe con la política no escrita del anterior Gobierno por la que, desde el naufragio del Cordero, la base de Alvedro no podía quedar en ningún momento sin una aeronave de gran porte. De hecho, durante las últimas paradas por mantenimiento del Sikorsky coruñés fue sustituido bien por el aparato de Jerez bien por el de Canarias.

El compromiso del anterior Gobierno con la seguridad en la base coruñesa también quedó patente con la adquisición del primer helicóptero de gran porte que sustituirá a los Sikorsky, un Eurocopter 225 Super Puma, que tendrá base en Alvedro y está previsto que entre en servicio en el presente ejercicio.

"A Coruña va a estar al menos un mes sin un helicóptero de gran porte y como cambie el tiempo y venga una borrasca fuerte puede dar un buen susto. Una solución mejor era alquilar otro Sikorsky temporalmente, fórmula que utilizaron ya en alguna ocasión para reemplazar al de Canarias", explican los profesionales del rescate aéreo de Salvamento Marítimo.

Mientras, la decisión del Gobierno de doblar la tripulación del Augusta Westland coruñés -que hasta ahora tenía una sola, de guardia permanente fuera de la base- provoca que los pilotos del resto de centros de España tengan que ir rotando y pasando por A Coruña para cubrir ese segundo turno de actividad.

Los medios de Salvamento Marítimo asistieron el año pasado en las costas gallegas a un total de 145 pesqueros, que son los buques que más emergencias contabilizaron frente a Galicia. El centro de coordinación de Fisterra fue el que más actuaciones gestionó, con 109, frente a las 21 asignadas a la torre de control de A Coruña y las 15 del centro de coordinación de Vigo.

El segundo tipo de barcos que más ayudas recibió fue el de embarcaciones de recreo, con 114 intervenciones. El reparto de estas actuaciones entre los tres centros de Salvamento gallegos fue más parejo que en el caso de los pesqueros: Fisterra gestionó 48 casos y A Coruña y Vigo 33 cada uno.

Mientras, las asistencias a mercantes ascendieron a 85, con 77 coordinadas desde Fisterra, seis desde A Coruña y dos desde Vigo. En el apartado de otros buques aparecen 32 emergencias en las costas gallegas, con 22, tres y siete respectivamente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook