30 de enero de 2014
30.01.2014

Cerqueros coruñeses amarran contra el reparto de las cuotas de xarda y jurel

El sector exige una distribución lineal de los cupos - "Las cantidades adjudicadas a cada barco gallego harían imposible la actividad", critica - El resto de la comunidad estudia sumarse al paro

31.01.2014 | 01:24
Armadores reunidos ayer en la lonja de A Coruña. / la opinión

Casi medio centenar de armadores inician la protesta hasta que el Gobierno modifique su propuesta

El cerco gallego está en pie de guerra contra la propuesta del reparto de cuotas de jurel y xarda que propone la Secretaría General de Pesca -dependiente del Ministerio de Agricultura- para este año, por la cual los pescadores de la comunidad perderían posibilidades de pesca mientras que los de Cantabria y País Vasco saldrían ganando. Pero la queja de los armadores de la provincia de A Coruña va más allá de las palabras y han decido comenzar con los actos reivindicativos. Casi medio centenar de afectados por la propuesta del Gobierno -de A Coruña, Ares, Camariñas, Cariño, Malpica, Pontedeume, Portosín y Sada - pactaron ayer tomar cartas en el asunto y comenzar un amarre indefinido hasta que la Xunta intervenga y Pesca modifique su propuesta de reparto. Y todo apunta -según el sector- a que el paro se extenderá estos días a todas las cofradías de la comunidad, que piden a gritos un reparto lineal de las posibilidades de pesca.

El mayor conflicto para el sector está en el caso de la xarda. Pesca propone que el reparto del cupo de la especie se haga de forma individual entre comunidades, atendiendo a las capturas históricas de cada buque. Esta distribución dejaría a los pescadores gallegos con cerca del 25% de las posibilidades de captura del pescado, a pesar de contar con la flota más numerosa. "Las cantidades adjudicadas a cada barco gallego harían imposible la viabilidad de las empresas y su devaluación por carecer de cuota", critica la Asociación de Armadores de Cerco de Galicia (Acerga).

¿Y a qué se debe que Galicia se lleve solo el 25% del total? Los armadores explican que en los últimos años las capturas resultaban "imposibles" para la flota gallega debido a que los peces no llegaban a Galicia -ni Asturias- por haber sido capturados en las otras comunidades del Cantábrico, al tratarse de una especie migratoria. "También hay barcos que cambiaron de armador y no tienen datos históricos", explican fuentes de la cofradía coruñesa.

Y los armadores de la provincia tienen clara su exigencia: piden un nuevo reparto, lineal, de las posibilidades de pesca, dando la misma cuota a todos los buques de iguales características del Cantábrico Noroeste y atendiendo al número de tripulantes enrolados a bordo.

El sector pesquero coruñés tampoco acepta el reparto de jurel que propone Pesca y exige una gestión "autonómica conjunta" de las zonas VIIIc -desde Fisterra hasta el golfo de Vizcaya- y IXa -desde Fisterra hasta el golfo de Cádiz-, con orden de extensión por tripulante. Los armadores reclaman, además, que el Gobierno traspase las 5.000 toneladas de jurel que se reserva para intercambios con otros países directamente a la zona VIIIc, que este año sufrió un recorte del 26% en el cupo de la especie. "Así el jurel será suficiente para la pesquería anual", asegura Acerga.

El sector ya ha dado a conocer sus quejas y exigencias y ahora la pelota está en el tejado de la Administración. Y hasta que esta no mueva ficha -según explica el sector- los cerqueros coruñeses no saldrán a faenar en señal de protesta. Así lo decidieron ayer cerca de medio centenar de armadores de las cofradías de A Coruña, Ares, Camariñas, Cariño, Malpica, Pontedeume, Portosín y Sada en una reunión celebrada en la lonja coruñesa. "Exigimos una reunión con la Consellería do Mar para que busque una solución", explica Acerga, mientras que fuentes de la cofradía coruñesa aseguran que el amarre durará hasta que la Secretaría General de Pesca modifique el reparto que tiene previsto hacer.

La iniciativa puede expandirse esta semana por el resto de pósitos de la comunidad, que estos días celebran reuniones para decidir si sumarse al amarre.

Desconocedor de lo que se tramaba ayer en A Coruña, el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, declaró que su departamento espera cerrar un acuerdo sobre el reparto de la xarda en las próximas dos semanas. "Es complicado. Hay que buscar juntos puntos de equilibrio. El mejor acuerdo es el que le gusta razonablemente poco a nadie", afirmó el ministro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook