11 de marzo de 2014
11.03.2014

El patrón del 'Santa Ana': "Un golpe me tiró de la cama y ya estaba con el agua al cuello"

El gallego Manuel Simal Sande, único superviviente del naufragio, reconoce en sus primeras declaraciones que pudo haberse producido un error al fijar el rumbo que dirigió el barco a Peñas

11.03.2014 | 00:52

"El golpe pudo haber venido de babor", indicó el marinero, del que se espera que reciba hoy el alta

"Un golpe me tiró de la cama y ya estaba con el agua al cuello; salí como pude por una escotilla", relató el gallego Manuel Simal Sande a sus allegados en el Hospital San Agustín. El patrón de pesca y único superviviente de la tragedia del Santa Ana, de 50 años y residente en Abelleira (Muros), ingresó en el centro sanitario pasadas las ocho de la mañana con hipotermia, un golpe en la cabeza y heridas en las piernas. Aunque sus heridas no son graves, permaneció en observación al menos 24 horas. Su relato refleja la crudeza del accidente que pilló por sorpresa a la tripulación. "Tal vez se marcó mal el rumbo", reconoció en sus primeras declaraciones tras el fatal siniestro.

"Está bien, dentro de lo que cabe", aseguró la esposa del náufrago. "Es un milagro que esté vivo", añadió la tía del herido, asentada en Avilés. Juan Simal, su hermano, detalló que el superviviente, quien también prestó declaración a la Guardia Civil, se encontró inmerso en el naufragio tras haber logrado dormir un rato.

La tragedia ocurrió poco después de que la tripulación se preparase para descansar después de que el Santa Ana hubiese pasado la bocana del puerto de Avilés. "Iban a poner rumbo al caladero y yo dejé en el puente a los patrones junto al chaval de prácticas", señaló Simal en referencia al ovetense Marcos Del Agua, desaparecido en el siniestro. Pero a las cinco y media de la mañana saltó la alarma.

"Bajé a descansar y desperté cuando el golpe me tiró de la cama; todo se llenó muy pronto de agua y logré salir por una escotilla", añadió. Una vez fuera del barco empezó a gritar y logró subirse a una balsa de salvamento. Allí permaneció sin conocer la suerte de sus compañeros hasta que le rescató el pesquero Maresco.

Los hermanos Vicente y Gustavo González González, llegaron a la zona con su barco poco más de cinco minutos después de que escuchasen el aviso de alarma. "Vimos que había un hombre en una balsa, el único que estaba vivo; temblaba de frío y estaba nervioso. Se encontraba muy desorientado, incapaz de mantenerse en pie". Se trataba del gallego Manuel Simal, a quien la fortuna le permitió salir del barco que se sumergía por segundos.

Los hermanos González izaron a su barco al náufrago y tomaron rumbo hacia el puerto del Gayo, en Luanco. "Vimos a una persona muerta al este de La Erbosa", relataron. Una ambulancia recogió en Luanco a Manuel Simal y le trasladó al Hospital San Agustín.

El superviviente es consciente de la triste suerte de sus compañeros. "Tonto no es", dice lacónicamente su hermano. A sus allegados, Simal confesó que si el resto de la tripulación estaba descansado pocas opciones de sobrevivir tenía: "El golpe pudo venir de babor", indicó sin explicarse aún lo sucedido, que atribuyó en su hipótesis a un error a la hora de marcar el destino del arrastrero.

El patrón mayor de Muros, David Formoso, afirmó ayer que "previsiblemente" el alta hospitalaria del patrón de pesca se producirá hoy mismo y que se espera que viaje a su pueblo de procedencia. "No tiene sentido alguno esperar allí el resultado de la búsqueda de los seis desaparecidos", afirmó el patrón mayor de Muros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook