19 de marzo de 2014
19.03.2014
La Opinión de A Coruña

Los buzos descartan que haya más cadáveres en el interior del 'Santa Ana'

El equipo de salvamento destaca que diez días después del naufragio ya ha pasado tiempo suficiente para que los cuerpos de los dos desaparecidos empiecen a emerger a la superficie

19.03.2014 | 01:16
Profesionales de Salvamento, ayer, al desembarcar después de revisar el interior del 'Santa Ana'. / ricardo solís

El operativo de rescate intensificará desde hoy las tareas de búsqueda por la costa

El gallego Manuel María Tajes Lestón y el portugués Víctor José Farinhas continúan desaparecidos, y sus familias escucharon ayer, por boca del capitán Carlos Martínez, el peor de los pronósticos: "Dentro del pecio no se ha encontrado ningún cadáver". Por eso, a partir de hoy, los profesionales de salvamento intensificarán el rastreo por la costa. Destacaron la posibilidad de que los cadáveres "adquieran flotabilidad" y emerjan en esta jornada, cuando se cumplen diez días del hundimiento del arrastrero Santa Ana en el cabo Peñas (Asturias).

"Se ha revisado el barco a fondo. Hoy (por ayer) entraron doce buceadores a la sala de máquinas, y alguno ha salido con ronchas en la cara por el gasoil que había dentro. Pero confirmamos que dentro del barco no se encuentra nadie", explicó Martínez, que unas horas antes había definido la sala de máquinas como "un infierno con un enjambre de tuberías". El trabajo en esta zona, precisó, fue más sencillo de lo esperado por una maniobra conjunta de Salvamento Marítimo y la Guardia Civil. "Hemos podido limpiar un poco la zona de fuel y limo y hemos tenido un poquito más de visibilidad, por eso las maniobras han sido más rápidas", confesó.

Las labores de búsqueda, agregó, se intensificarán -los helicópteros y la avioneta de salvamento ha sobrevolado el lugar del suceso desde el pasado lunes- ahora por superficie y por los alrededores del pecio según los rastros de las corrientes que ha habido en los últimos días. Ayer cuatro buceadores ya se dejaron llevar por la corriente y batieron durante un kilómetro y medio la zona próxima al naufragio en base a los restos del material desescombrado en los últimos días. "Ahora los restos del naufragio van hacia la zona del cabo Peñas y no se encontró nada", reiteró. Hoy continuarán las mismas operaciones en las que participarán submarinistas de Salvamento Marítimo y de la Guardia Civil.

El capitán Martínez descartó volver a entrar al pecio. "Existe mucho riesgo para los buceadores. A partir de mañana (por hoy) el mar ya se pone en condiciones que harían imposible entrar dentro del barco por medidas de seguridad. Hasta ahora el trabajo ha sido intenso, duro y la gente está agotada", recalcó. La predicción meteorológica anuncia para esta jornada marejadilla que aumentará a marejada con áreas de fuertes marejada durante la tarde, y mar de fondo del noroeste de un metro que subirá a dos. El capitán señaló que fuera del pecio, aún con fuerte oleaje, los buceadores corren menos peligro de sufrir heridas o contusiones.

"Nuestra intención es batir zonas amplias", dijo. De momento trabajan en el operativo de rastreo 28 buzos. Guardia Civil trabajará codo con codo con Salvamento Marítimo para recuperar los cuerpos del coruñés Manuel María Tajes Lestón y el portugués Víctor José Farinhas. El jefe de Operaciones de Salvamento Marítimo, Joaquín Maceiras, avanzó que su equipo de buzos apoyará a los agentes de la Guardia Civil. Mantendrán además los medios de rastreo de superficie -embarcaciones rápidas y patrulleras- y aéreos -rondas de helicópteros y también la avioneta-. "También hemos solicitado a Protección Civil que amplié la zona de búsqueda", afirmó.

Salvamento Marítimo cumple con su trabajo de acuerdo a unos protocolos de actuación. En casos como el hundimiento del arrastrero Santa Ana, los profesionales rastrearon la zona afectada los tres primeros días con intensidad. "Luego la búsqueda es más selectiva y a partir del octavo o noveno día se reintensifica la búsqueda. Este es el protocolo habitual y el que vamos a mantener ya que tenemos claro que dentro del pecio no hay tripulantes", manifestó.

En cuanto al radio exacto de búsqueda, el jefe de Operaciones de Salvamento Marítimo explicó que harán especial hincapié en los alrededores del pesquero hundido junto a la isla de La Erbosa. "La meteorología, las corrientes y la oceanografía influyen en cualquier caso", recalcó. Aclaró que son los profesionales de la torre de control los que preparan a través de un programa informático las rutas de rastreo, una vez que reciben información meteorológica y oceanográfica de primera mano. "Calculan los puntos de probabilidad y además nos indican otras posibilidades según las condiciones reinantes. Según el radio que nos de esa programa, que probablemente ahora ya estará próximo a Cantabria, se buscará en las zonas donde exista más posibilidad de encontrar algo", justificó.

Las operaciones de rastreo del pesquero comenzaron, ayer, como cada día desde hace diez, al amanecer. A primera hora de la tarde, los buceadores aún revisaban la zona de camarotes de proa donde se estimaba que podían estar los dos tripulantes todavía desaparecidos. En el buque viajaban nueve marineros: solo uno de los que estaban a bordo salió con vida y seis cuerpos fueron recuperados. Luego todo ocurrió muy rápido. En pocas horas -de las 14.30 a las 20.00 horas- los profesionales tuvieron tiempo, como confirmó el capitán Martínez, de revisar los camarotes, el pañol de víveres, la sala de máquinas y los alrededores del pecio.

Nadie tuvo conocimiento de lo que ocurrió dentro del barco mientras surgían continuos rumores del hallazgo de un posible cadáver en el buque, motivados por las maniobras protagonizadas por las lanchas que participan en el rastreo. El capitán Martínez lo desmintió. La jornada concluyó para los buceadores con una fotografía de grupo en el remolcador Alonso de Chaves y la triste noticia para las familias de los dos marineros todavía desaparecidos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook