23 de marzo de 2014
23.03.2014

El criterio migratorio de la caballa

El cerco gallego exige eliminar las capturas históricas de los criterios para repartir la xarda, ya que la flota de Galicia sale mal parada por los movimientos de la especie en el Cantábrico

23.03.2014 | 02:11
Ejemplares de xarda en un puerto del Cantábrico. / esteban cobo

El cerco gallego "acata, pero no acepta" el reparto de cuotas de jurel y xarda fijado por el Gobierno. Después de levantar el amarre los armadores saldrán al mar pero no dejarán de lado su reivindicación: exigir una nueva distribución para 2015. Y es que los cerqueros defienden que la xarda es una especie migratoria que, en los últimos años, cuando se abría la campaña, se encontraba al este del Cantábrico. La costera duraba apenas unos días y la flota gallega salía mal parada, por lo que apenas dispone ahora de capturas históricas

El conflicto de la flota gallega del cerco por el reparto de los cupos de caballa -o xarda- y jurel ha llegado a su fin. Al menos, de momento. Los armadores retomarán este lunes su actividad tras repartir los cupos de xarda que le corresponden a Galicia, pero que la flota decidiese levantar el amarre no significa que acepte el reparto de Madrid, simplemente que lo acata "solo por este año". Y es que el sector mantiene que la distribución es "injusta" y "discriminatoria" con la flota gallega que, a pesar de concentrar el mayor número de barcos, se lleva solamente el 24,86% de las posibilidades de pesca de caballa del Cantábrico. ¿Y por qué se queda Galicia con una cuota tan escasa? Porque el de las capturas históricas es el criterio que mayor peso cobró en el reparto, al suponer el 70% del total. Y precisamente ahí es donde está la "clave" para tumbar esta distribución, ya que la flota gallega siempre salió "mal parada" en la campaña de la xarda que, al ser una especie migratoria, abunda al este del Cantábrico en la apertura de la campaña, mientras que en las costas gallegas brilla por su ausencia.

El amarre de la flota de cerco hizo saltar las alarmas entre las administraciones en las últimas semanas, que sacaron uñas y dientes para defender el reparto de cuotas y criticar la actitud de los armadores por paralizar su actividad y salir a la calle para reclamar una nueva distribución en la que prime el número de tripulantes. Pero el sector mantiene su postura y seguirá adelante en su lucha por conseguir una nueva distribución de los cupos para el próximo ejercicio, por lo que anunció ya que recurrirá a la orden ministerial, como harán también los vecinos asturianos. Y es que a los armadores no les faltan motivos para defender su propuesta.

Especie migratoria. En el reparto del Ministerio de Agricultura las capturas históricas pesan un 70%, al que se suman otros criterios "complementarios" -según definió el ministro Arias Cañete- como el de la potencia del barco (10%), los tripulantes (10%) y una cuota fija lineal para todos los barcos (10%). Los cerqueros gallegos defienden que elaborar la distribución en función de las capturas de los últimos años "no tiene ningún sentido", ya que mientras los buques vascos y cántabros podían capturar la xarda en sus aguas "sin ningún problema", los gallegos tenían dos opciones: o desplazarse hasta esa zona y participar en igualdad de condiciones, o quedarse en Galicia a la espera de la llegada del recurso a estas aguas. El problema residía en que la campaña de la caballa duraba apenas dos semanas, hasta que se agotaba la cuota, por lo que los marineros de Galicia se quedaban con capturas "muy escasas" o "incluso nulas". "No computamos más cuota porque nunca pudimos pescarla", critica el sector ¿Cuál sería la opción "más justa" entonces? Distribuir las cuotas según el número de tripulantes para que todas las comunidades estén en "igualdad" de condiciones.

Multa. El sector critica un aspecto "muy incongruente" del Gobierno. Y es que mientras el Ejecutivo decidió repartir las cuotas de xarda en función de las capturas de los últimos años, la multa por sobrepesca la pagan todos los marineros por igual. "No tiene sentido. Si ese criterio se aplica para una cosa, debería también aplicarse en la otra. Lo más justo sería que la sanción la tuviesen que afrontar solo los buques que se sobrepasaron, y no los que ni siquiera pescaron nada".

Petición del sector. El secretario general de Pesca, Carlos Domínguez, defendió en reiteradas ocasiones que el nuevo modelo de gestión de la xarda fue solicitado "por el propio sector" para acabar con la denominada "pesca olímpica" y mejorar las cotizaciones del pescado. Y tiene razón. Los armadores apostaron por distribuir los cupos para que cada barco se organice, pero lo que los cerqueros gallegos no se esperaban es que esta distribución les dejase con tan poca cuota.

Reunión del reparto. El 20 de diciembre del pasado año es la fecha que tanto la Xunta como el Gobierno utilizan para escudarse en su defensa del reparto. Según la Administración, fue ese día cuando el propio sector llegó a Madrid para negociar la distribución y dejar cerrado el reparto. El problema está en que los representantes del sector fueron las federaciones provinciales de cofradías y no los propios interesados. Sí que había un portavoz del cerco aquel día en esa mesa, pero asegura que aquello se trataba de un "principio de acuerdo" que posteriormente tendría que ser refrendado por la asamblea de armadores y no impuesto directamente por el Gobierno. "A mí nadie me preguntó si estaba de acuerdo con la propuesta. Si nos lo hubiesen consultado, no habría salido adelante", señala un armador coruñés.

Conflicto interno. La Administración lanzó balones fuera y aseguró una y otra vez que el conflicto por el reparto era un "problema interno" del cerco gallego. Es cierto que algunos buques -los que recibieron más cuota- se desmarcaron de las quejas de la mayoría de la flota (el 80%), pero los armadores reiteran que el "problema de base" está en el reparto elaborado por Agricultura. "El conflicto también está en Asturias, así que no es solo cosa nuestra", reprocha el sector.

EPérdida de jurel. La conselleira do Mar, Rosa Quintana, advirtió al sector de que, de llevarse a cabo el reparto que propone el cerco, los armadores perderían posibilidades de pesca de jurel, ya que la flota gallega tiene más capturas históricas de esta especie. "No nos importa, salimos ganando en el tema d el xarda y eso es lo que nos interesa", explican los armadores.

Con estos argumentos, el cerco gallego tiene varios meses por delante para luchar por un reparto "más justo" y tratar de conseguir una nueva distribución para 2015. Y es que, tal y como están las cosas, el sector asegura que la campaña de la xarda de este año "no será mucho mejor" que las anteriores.

¿Qué pasaría si el reparto de las cuotas de caballa se hiciese de acuerdo con el número de tripulantes, tal y como exige el cerco gallego? Pues que las tornas cambiarían y la situación sería bien distinta a la actual. La cuota de xarda de la que dispone este año la flota cerquera que opera en el Cantábrico Noroeste asciende a 13.700 toneladas, tras los intercambios de cupos entre la CE con Noruega y las islas Feroe. Según los datos que utilizó el Ministerio de Agricultura para realizar el reparto, en la actualidad son 3.160 tripulantes los que están enrolados en los cerqueros del caladero. Con todo, si se hiciese un "reparto justo" a cada marinero le tocarían alrededor de 2.335 kilos de xarda para capturar a lo largo del año.

Galicia es la comunidad que más tripulantes concentra, 1.380, por lo que la flota cerquera de la comunidad se llevaría cerca de 5.982 toneladas de xarda, casi el 44% del total del Cantábrico, frente al 24, 86% actual. En Asturias, donde el sector del cerco está también en pie de guerra contra la distribución, los marineros (130) se harían con algo más de 563 toneladas del pescado, concretamente el 4,11% del total (frente al 3% con el que cuenta ahora).

Este reparto lineal no gustaría nada a los vascos, que en la actualidad reciben el 48,11% de las posibilidades de pesca. De redistribuirse la cuota de acuerdo al número de tripulantes, los marineros del País Vasco (1.035) recibirían cerca de 4.487 toneladas de pescado, el 32,75%. Por último la flota cántabra (615 tripulantes) se quedaría con el 19,46% del total (2.666 toneladas), cuando a día de hoy dispone del 24,03%.

Este es el reparto por el que el cerco gallego luchará en los próximos meses, aunque el Gobierno no parece estar por la labor de modificarlo, al entender que el actual es "el camino a seguir".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook