23 de abril de 2014
23.04.2014

El 'Mar Nosso' cumplía todos los requisitos de seguridad exigidos, sentencia Fragueiro

"Están en una nube y eso complica el recuerdo de los detalles" del naufragio, dice el gerente de los armadores de Marín y exsecretario general de Pesca tras la declaración de los supervivientes en la Capitanía de Avilés

23.04.2014 | 01:50

La investigación realizada por las autoridades españolas se sumará a la que prevé abrir el Gobierno portugués

Los supervivientes del pesquero Mar Nosso, que naufragó el pasado jueves frente a la costa asturiana, tuvieron que rememorar ayer la tragedia en Avilés. "Están en una nube. El impacto es muy fuerte. Eso complica el recuerdo de los detalles", explicó a este diario el gerente de los armadores de Marín (Pontevedra), Juan Carlos Martín Fragueiro, sobre el estado de ánimo de los tripulantes del arrastrero. Él fue uno de los que ayer se desplazaron hasta las instalaciones de la Capitanía Marítima de Avilés para acompañar a cuatro de los cinco marineros gallegos que sobrevivieron al accidente, para realizar sus declaraciones ante los técnicos de la institución.

Los cuatro tripulantes del arrastrero con bandera portuguesa y armador de Marín, que se hundió el pasado jueves a 20 millas de la ría de Navia y en cuyo naufragio perdieron la vida tres de sus compañeros y otros dos continúan desaparecidos, fueron citados por la institución, una de las encargadas de investigar las causas del suceso.

"Fueron llamados uno a uno. Cada tripulante realizó su declaración contestando a las preguntas de los técnicos", relató Fragueiro. Aunque él no estuvo presente durante los testimonios, su amplia experiencia en el mundo marítimo -fue secretario general de Pesca Marítima- le permite saber el protocolo que se sigue en estos casos. "Son preguntas rutinarias, se hacen las mismas en todos los casos de este tipo", apuntó. El jefe de los amadores de Marín desconoce la razón que llevó a Capitanía Marítima de Avilés a citar sólo a cuatro de los siete supervivientes, cinco de ellos gallegos y dos de origen portugués. "Capitanía le comunicó al armador que con cuatro era suficiente. Vinieron el patrón de pesca, el jefe de máquinas y dos tripulantes", aseguró Fragueiro.

El contenido de las declaraciones realizadas ayer por los marineros es confidencial. Ahora, tras la elaboración del expediente, se enviarán los datos a la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes Marítimos (Ciaim), encargada de seguir con la investigación. "Nosotros participamos en la primera fase del proceso, en la recopilación de datos. La declaración de los supervivientes es clave para ella. Con los datos obtenidos, se elabora un expediente administrativo que se envía a la Ciaim", aclararon fuentes de la institución marítima.

Los comentarios que señalaban la antigüedad del barco como una de las posibles causas del incidente, son puestos en duda por Fragueiro. "Yo no hago juicios de valor, pero el barco tenía todos los certificados en vigor. Antes del accidente había pasado todas las revisiones exigibles en Portugal y gran parte de ellas son normas internacionales y son las que hay que pasar en todos los países del mundo", señaló Fragueiro. "Puedo aseverar que el buque y su dotación cumplían con todos los requisitos para salir a la mar con seguridad", sentenció el exrepresentante del Gobierno socialista.

El ex director general de la Marina Mercante, José Antonio Madiedo, señala la antigüedad de la embarcación y un exceso de horas de trabajo como posibles causas del naufragio del pasado jueves, a 20 millas de la ría de Navia. En el accidente perdieron la vida tres de los doce tripulantes que iban a bordo, y otros dos continúan desaparecidos

1 Es un barco abanderado en Portugal, y por lo tanto, es la Administración Marítima portuguesa la responsable de garantizar las condiciones de idoneidad del buque para navegar.

2 Es la Armada de Portugal la que ha expedido los certificados que acreditan que el Mar Nosso cumplía las mencionadas normas de idoneidad.

3 Un barco de arrastre de 42 años de antigüedad, salvo contadas excepciones, y este no parece ser el caso, es un barco tecnológicamente y físicamente deficiente en materia de seguridad.

4 Que cuente con todos los certificados en regla, lamentablemente, no significa que cumpla las normas exigibles a este tipo de barcos.

5 El despacho del barco, que ejercen las Capitanías Marítimas, tenía como finalidad comprobar que el barco está en condiciones de hacerse a la mar con seguridad. Pero se ha convertido en un mero trámite administrativo basado en la declaración general del capitán o patrón (Formato OMI).

6 El accidente se produjo en la zona contigua española y dentro de la zona SAR (zona de Búsqueda y Rescate) correspondiente a España.

7 Los medios españoles de Salvamento actuaron en cuanto recibieron la comunicación Mar da Galega, el primero en advertir la situación de emergencia y lanzar la llamada pertinente. Conviene aclarar que el patrón del Mar Nosso, dadas las circunstancias, no pulsó el botón de alarma, ni se disparó la radiobaliza reglamentaria, quizás por no haberse hundido el barco lo suficiente o por otras razones.

8 Será preciso investigar en qué condiciones se encontraban las balsas salvavidas y por qué no se han podido utilizar.

9 Por tratarse de un buque abanderado en Portugal, es este país quien tiene la obligación de investigar las causas del accidente, con independencia de la colaboración que le pueda prestar España a tal fin.

10 La Comisión Española de Investigación de Accidentes Marítimo está legitimada también para investigar el accidente.

11 La principal causa del accidente del Mar Nosso es la pérdida de estabilidad del barco y el vuelco sufrido por este. Otra cosa es que deban investigar las causas por las que se produjo el vuelco: maniobras de virada del saco, condiciones de estabilidad del barco, masa de pesca capturada, posible almacenamiento de pesca sobre cubierta, aparejos, inundaciones en la parte de popa, etcétera.

12 Aunque se trata de un arrastrero, la pesca de la caballa no se realiza arrastrando la parte inferior del saco sobre el fondo, sino entre dos aguas y a la altura conveniente para copar el cardumen o "enjambre" de xardas. Difícilmente el saco podría engancharse en el fondo.

13 Tanto en este accidente como el ocurrido en Peñas, y especialmente en la ría de Vigo, es necesario aclarar el régimen de trabajo a bordo de estos barcos. Los horarios, el tiempo ininterrumpido de descanso... ya que la fatiga de navegación es uno de los factores determinantes en este tipo de accidentes. Parece obvio que el que se está siguiendo no es el rumbo correcto.

14 La flota española de buques civiles -pesqueros y buques de comercio- ha pasado de 25.000 unidades en los años setenta a unas 10.000 en la actualidad. Las dotaciones de los barcos se han reducido en mayor proporción; sin embargo, el número de accidentes e incidentes que afectan a buques españoles o que se han registrado en las costas españolas han vuelto a dispararse.

15 Todos estos acontecimientos y sus trágicos resultados, tanto para las víctimas directas como para las familias directamente afectadas, deberían tenerse en cuenta por los partidos políticos, sindicatos y demás fuerzas sociales para evitar que la nueva ley de Navegación Marítima, que debería titularse de Marina Civil, sea un instrumento útil para los interés generales y no un texto legal que viene a reforzar el modelo marítimo remanente de la época franquista.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook