17 de mayo de 2014
17.05.2014
La Opinión de A Coruña

Un directivo de una firma viguesa preside la asociación coruñesa de armadores de Gran Sol

El gerente de flota de Mascato, Roque Serrano, sustituye a Francisco Correa, tras menos de un año en el cargo n El grupo vigués compró varios barcos en el puerto coruñés

17.05.2014 | 01:42
Sede de la asociación Arpesco, en el puerto de A Coruña.

La Asociación Provincial de Armadores de Buques de Pesca de A Coruña (Arpesco) tiene nuevo presidente. El directivo de la empresa viguesa Mascato, Roque Serrano fue elegido hace tres meses para suceder a Francisco Correa en la Presidencia de la asociación. Correa llevaba algo menos de un año en el cargo, al que accedió tras la dimisión de Jesús Etchevers, el pasado 10 de junio, dado que los estatutos de Arpesco establecen que ante la marcha del presidente, asuma el cargo el vicepresidente.

El nuevo líder de Arpesco, la asociación coruñesa de armadores de los buques que operan en Gran Sol, es gerente de flota de Mascato desde junio de 2012. Esta multinacional, con filiales en países como Asia, Chile, Namibia, Sudáfrica o Estados Unidos, se dedica a la elaboración, transformación y almacenaje de productos derivados de la pesca y acuicultura congelados. Su sede operativa está en Vigo, aunque cuenta con instalaciones en los distintos países en los que opera y con una planta de procesado en el municipio pontevedrés de Salvaterra do Miño.

En declaraciones a este periódico, el ya expresidente de la asociación, Francisco Correa, restó importancia al hecho de que su sucesor en el cargo pertenezca a una empresa de Vigo. Correa dejó claro el día en que tomó posesión tras la dimisión de Etchevers que su presencia al frente de Arpesco sería provisional, mientras la asociación no abriese un proceso electoral para designar a un presidente.

En los últimos años, Mascato adquirió varios buques con base en A Coruña y asociados a Arpesco, entre ellos el Siempre Elife, al que se le suspendió temporalmente la licencia de pesca en abril de 2013 por una supuesta infracción al comunicar datos de descarga diferentes de los que anotó en su diario de a bordo.

Serrano asegura que Arpesco cuenta en la actualidad con diez barcos que operan en su totalidad desde el Puerto de A Coruña. Varios de esos buques vinculados a la asociación son ahora sin embargo propiedad de Santamar Gran Sol, compañía dependiente de Mascato y cuyo domicilio social se sitúa en Vigo, tal y como figura en el Registro Mercantil. Fuentes próximas a la asociación aseguran que algunos de estos barcos ya no faenan en aguas comunitarias del caladero de Gran Sol. La empresa Santamar Gran Sol, que tiene su sede en Vigo -en el mismo domicilio social que el grupo Mascato- y de la que Serrano es apoderado, tiene el mismo nombre que otro de los barcos coruñeses que cambió de manos recientemente, el Santamar. Se trata de uno de los buques más modernos que pescaban en aguas comunitarias y que actualmente figura en el censo de flota como exportado a Namibia.

La flota española que opera en Gran Sol sufrió una importante merma en las últimas décadas, hasta el punto de que en la actualidad quedan aproximadamente un centenar de buques con base en España, frente los 300 que faenaban en 1986. El puerto de A Coruña pasó de ser el que más buques aportaba al censo de Gran Sol a tener, según el actual presidente de Arpesco, diez unidades en activo en el caladero. Cuando España entró a formar parte de la Unión Europea, en 1986, el puerto coruñés contaba con un total de 90 embarcaciones. Uno de los retos que se plantea Roque Serrano al frente de la asociación es, precisamente, "tratar de no perder más barcos".

Jesús Etchevers ocupó la presidencia de Arpesco durante 32 años, hasta que dimitió entre otras cosas por la "persecución" de la Secretaría General de Pesca hacia los barcos coruñeses de Gran Sol "en clara discriminación" con otros puertos.

Etchevers denunció además la "falta de firmeza" del Gobierno español a la hora de defender a la flota en el marco de la reforma de la Política Pesquera Común (PPC).

El grupo Mascato es una multinacional fundado por la familia Lloves con una facturación anual que ronda los 125 millones de euros, según la información con la que cuenta el Puerto de Vigo, ciudad en la que tiene su sede operativa.

La empresa, que se dedica a la elaboración, transformación y almacenamiento de productos de la pesca y acuicultura congelados, posee filiales en varios países del mundo, como Asia, Chile, Namibia, Estados Unidos y Sudáfrica, donde pesca, importa o cultiva merluza, rape, panga, almeja, mejillón, emperador, salmón y abadejo, entre otros productos.

Mascato cuenta con una central envasadora en Salvaterra de Miño inaugurada en 2007 y cuya producción supera las 13.000 toneladas anuales de merluza, rape, pez espada mejillones o zamburiñas, que posteriormente se proveen a los miles de supermercados de Mercadona en España.

Sólo en Namibia, el grupo vigués cuenta con al menos siete barcos arrastreros congeladores . Mascato fue además pionero en el cultivo de mejillón en Chile, donde introdujo los métodos de cultivo que se empleaban en la Ría de Vigo y que llevaron al país sudamericano a igualar en volumen de producción a la comunidad gallega. Su producción chilena se exporta a Europa, Estados Unidos y Japón entre otros país

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook