25 de enero de 2015
25.01.2015
La Opinión de A Coruña
Carlos Rey Puentes Patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Barallobre

"Lo más bonito que te llaman siendo patrón mayor es ladrón. Me siento desamparado"

"Los furtivos campan a sus anchas en la ría de Ferrol. Vienen coches cargados con gente desde A Coruña y cuando hay una marea grande la ría parece una romería" - "El marisco se vende muy barato"

25.01.2015 | 01:26
El patrón mayor de la cofradía de Barallobre, Carlos Rey Puentes, en la depuradora del pósito. la opinión

Los componentes de la cofradía de Barallobre reeligieron a Elena Ponte como patrona mayor en los pasados comicios de verano, aunque una irregularidad por su parte (ocupar la mesa de votaciones) la obligó a abandonar el cargo. Carlos Rey Puentes se convirtió entonces en el dirigente del pósito ferrolano "por pardillo", al no querer ningún otro socio ocupar el puesto. Rey denuncia la elevada mortandad del marisco de las zonas C tras pasar por las bateas de depuración, un sistema que esperan abandonar lo antes posible. Este nedense, que lleva quince años en el sector, advierte de que el banco marisquero de As Pías (uno de los más importantes de Galicia, recuerda) se encuentra actualmente "bajo mínimos"

Carlos Rey Puentes (1964, Neda) es el nuevo patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Barallobre desde los comicios del pasado verano. Será el representante de los 176 socios que componen el pósito durante los próximos cuatro años, a pesar de no querer presentarse al cargo en un primer momento. El furtivismo es, según denuncia, una lacra que amenaza la actividad y el futuro de sus mariscadores.

-¿Qué le llevó a presentar su candidatura a patrón?

-Mi intención en un principio era presentarme al cabildo, pero cuando fue la elección del patrón mayor nadie, absolutamente nadie, se quería presentar. Realmente salió reelegida Elena, pero tuvo que abandonar el puesto porque cometió un error al estar en la mesa de votaciones y la Xunta le obligó a salir. Me pillaron a mí de pardillo.

-¿No está contento, entonces?

-No, porque no sabía realmente cómo funcionaban las cofradías y es un trabajo muy complicado y abandonado. Lo más bonito que te llaman es ladrón. Hay gente que sabes que te va a ayudar, pero ser patrón mayor es sentirse desamparado.

-¿No cuenta con el apoyo de su antecesora, Elena Ponte?

-Sí, pero no se pasa mucho por la cofradía. El que me ayuda mucho es Manuel Bañobre, que fue patrón anteriormente. Siempre que tengo algún problema lo consulto con él.

-Lo lleva muy mal, ¿no?

-Sí, porque pensé que iba a tener más ayudas, que la gente me apoyaría, pero lo único que hacen es intentar pillarme en un renuncio. Hay gente de la dirección del pósito que está a ver si te fastidia. Si te pueden machacar, te machacan.

-¿Estaba contento con la gestión de la anterior dirigente?

-Sí. Ella hacía lo que podía, como hacemos todos para intentar sobrevivir. Sacar una cofradía adelante con las pérdidas que tenemos por culpa de las bateas de depuración es muy difícil.

-El furtivismo repuntó en la zona el pasado verano. ¿Cómo está la situación actualmente?

-Los furtivos en la ría de Ferrol campan a sus anchas. La cofradía de Ferrol dio unos permisos de marisqueo a mariscadores ilegales para ver si así se reducía un poco, pero yo creo que no lo va a hacer.

-¿Tienen vigilantes?

-En la zona de Barallobre tenemos dos, un chico y una chica, que saben hacer muy bien su trabajo. La zona de O Couto, sin embargo, está machacada. Nace el recurso y ya se lo llevan.

-¿Darles permisos de marisqueo no es una buena solución?

-Ayuda, pero va a seguir habiendo furtivismo porque no solo es gente de Ferrol. Vienen coches cargados con gente desde A Coruña. Cuando hay mareas grandes la ría parece una romería. Un día el vicepatrón y yo nos acercamos a faenar y tuvimos que darnos la vuelta porque teníamos miedo de tanta gente que había allí.

-¿El estado de la ría permite ampliar esos permisos?

-No. Creo que la Consellería regenerará y preparará algunas zonas para esa gente que entre. Pero nosotros lo tenemos muy crudo, porque me consta que el banco de As Pías es uno de los más potentes de toda Galicia y está bajo mínimos. La zona B, además, lleva cinco años abierta de manera continuada y debería tener un descanso para que se produjese un desove y se criara el marisco.

-¿Tuvieron problemas recientemente con la red de saneamiento, no?

-Una tubería que tenemos al lado de la cofradía reventó con la presión del agua (y eso que es de acero). La instalación tiene menos de seis meses. Nos echa toda la porquería a las zonas de marisqueo a pie y ahora estamos teniendo unas mareas muy buenas en las que baja mucho el mar y no podemos faenar. Todo esto pasa por abaratar costes y no tener las cosas como se debe.

-Las ventas en la lonja del pósito descendieron un 10% en 2014. ¿Cuál es el motivo?

-Influye todo. El saneamiento de la ría, la crisis, etc. Aunque digan que se está recuperando la situación nosotros no lo vemos. No se vende marisco, solo en Navidades y en fechas puntuales de verano. El marisco además está tirado de precio. En invierno sube, pero repunta una semana y después vuelve a caer en picado. El marisco que vendemos ahora, que procede de las bateas de depuración, cuesta poco más de cinco euros por kilo. Sin embargo tú vas a comprar un kilo de almejas a cualquier lado y no lo encuentras por menos de 15 euros.

-¿Qué balance hace de 2014?

-Fue un año bastante normalito por el tema de los precios, que influyeron muchísimo.

-¿2015 pinta mejor?

-Para nada. Bastante peor. Por los precios y porque no se ve desove de almeja. Si no se ve cría, no se ve futuro. Este año no es nada alentador por el momento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook