09 de diciembre de 2016
09.12.2016

Las cofradías de pescadores españolas, sin referentes

09.12.2016 | 00:50
Las cofradías de pescadores españolas, sin referentes

Entre julio y diciembre de este año, las cofradías de pescadores españolas y, más concretamente, la Federación Nacional de pósitos españoles, han perdido dos de sus máximos representantes: Genaro Amigo Chouciño, malpicán, que desempeñaba a su muerte la Presidencia de la citada Federación y, el pasado 3 de diciembre, Manuel Peinado Fuentes, vinculado desde 1992 a los órganos de gobierno de la citada Federación Nacional.

En los próximos días se conocerá el nombre de la persona que ostente la presidencia -vacante esta por el fallecimiento de Amigo Chouciño y ocupada circunstancialmente por Ramón Salvador Rosario-, así como los de las personas que conformarán los órganos de gobierno de la Federación Nacional. De estos formaba parte Manuel Peinado, quien asistió por última vez a la reunión conjunta de la comisión permanente y el comité ejecutivo. Fue aquí donde comunicó que, debido a su enfermedad tenía que someterse a una nueva operación en la que, desgraciadamente, perdió su vida.

El pasado 5 de diciembre tuvo lugar el sepelio de Peinado quien, durante ocho mandatos, ostentó el cargo de patrón mayor de la cofradía de pescadores de Tarifa y, en el año 2010, recibió la medalla de oro de este ayuntamiento gaditano, localidad en la que impulsó el plan del voraz y posteriormente llevó a cabo una dura defensa de la pesquería del atún rojo para la flota que representaba.

Vocal del comité ejecutivo de la federación nacional en 1991, Manuel Peinado fue elegido presidente de la Federación Andaluza de Cofradías en 2001, pasando a ser vocal de la comisión permanente.

Defensor a ultranza de las cofradías de pescadores andaluzas, se dio a conocer en toda España por su férrea oposición al conocido como decreto Manaute que, a finales de los años 80 y comienzo s de los 90, creó un conflicto entre la Junta de Andalucía y las cofradías de pescadores andaluzas, que protagonizaron una guerra a consecuencia de la disputa de las competencias.

El decreto Manaute afectó especialmente a los puertos de Algeciras y Tarifa. Se trataba de una normativa aprobada en junio de 1989 con la que la Junta de Andalucía pretendía regular la actividad de las cofradías de pescadores y que, sin embargo, negaba a estas la posibilidad de gestionar las lonjas. Fue en ese momento cuando las entidades, en buena medida dirigidas por Peinado, se pusieron en pie de guerra comenzando por calificar de "anticonstitucional" el texto normativo, del que se quemaron varias copias. Además, se efectuaron varias concentraciones e incluso bloqueos de instalaciones portuarias. Todo ello condujo a la Junta de Andalucía a invalidar, en 1991, las elecciones realizadas en las cofradías de Algeciras y Tarifa, dando pie a la elección de los órganos de gobierno de ambas entidades, con Rafael Montoya y Manuel Peinado al frente de las mismas. Ambos dirigentes realizaron una huelga de hambre ante la Secretaría General de Pesca, en Madrid.

La desaparición de Genaro Amigo y Manuel Peinado ha dejado a la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores huérfana y a la espera de las elecciones, en cuyo proceso de desarrollo nos encontramos en estos días.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook