23 de enero de 2018
23.01.2018

El calamar gigante aparecido en Galicia murió tras pelear por peces con otro ejemplar

Científicos creen que "desorientado" pudo haber sido arrastrado por las corrientes hacia la costa de Bares

23.01.2018 | 16:13
El calamar gigante aparecido en Galicia murió tras pelear por peces con otro ejemplar
El calamar gigante aparecido en Galicia murió tras pelear por peces con otro ejemplar

La necropsia realizada al calamar gigante hallado vivo en 2016 en Galicia ha revelado que el animal "mantuvo una lucha con un ejemplar más grande de su especie" posiblemente debido a la competencia por peces de un banco de bacaladilla.

Los resultados de la necropsia señalan que "el tamaño y la forma de las ventosas sugiere que el animal mantuvo una lucha con un ejemplar más grande de su propia especie".

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), a través del Grupo Ecobiomar del Instituto de Investigaciones Marinas (IIM) de Vigo, ha publicado en la revista 'Ecology' los resultados de la necropsia realizada al primer calamar gigante hallado vivo en Galicia. Es una especie abundante en aguas japonesas, pero poco habitual fuera de esos mares.

La necropsia se realizó en Luarca (Asturias) con la colaboración de la Coordinadora para el Estudio y Protección de las Especies Marinas (Cepesma) una semana después del hallazgo y empleando técnicas desarrolladas por los investigadores de Ecobiomar. Ha estado dirigida por Ángel Guerra, investigador ad honorem del CSIC en el IIM, y experto ecología marina.

"El calamar, de 123 centímetros de longitud del manto y 105 kilos de peso, apareció nadando el 7 de octubre de 2016 entre las embarcaciones fondeadas en las proximidades del muelle de Bares, a unos 3 metros de profundidad. El animal, carente de sus tentáculos, respiraba, se desplazaba y cambiaba ligeramente de coloración. Horas después, varó en una playa cercana", recuerda el CSIC.

Un aficionado que paseaba por la playa de Bares fotografió el ejemplar todavía vivo, "un hecho insólito en el mundo que solo tiene un precedente en unas imágenes obtenidas hace dos años en Japón", recuerda Guerra.

Hembra inmadura


"Con el cadáver todavía muy fresco, se realizó una inspección, que puso de manifiesto que se trataba de una hembra inmadura, con numerosas marcas de ventosas y heridas alargadas en su epidermis", explica Ángel González, otro de los autores de la publicación.

Posteriormente, un equipo de investigación liderado por el CSIC, y con participación de Luis Laria y otros miembros de Cepesma, acometió una necropsia más detallada "con el objetivo de determinar cuál era el origen de sus marcas y heridas y cuál podría haber sido la causa de que el calamar, herido, se acercase tanto a la costa", indica el CSIC.

"El tamaño y la forma de las ventosas sugiere que el animal mantuvo una lucha con un ejemplar más grande de su propia especie. El escenario que creemos que se produjo fue la competencia entre dos ejemplares de calamar gigante por peces de un banco de bacaladilla, su principal alimento en esta época del año. Este comportamiento de robo de una presa se había observado hasta el momento solamente una vez entre los cefalópodos, observación realizada en acuario", señala Graham Pierce, el tercer autor del trabajo, quien destaca que "constituye un hallazgo relevante para el conocimiento de la ecología de esta elusiva especie".

Arrastrado por corrientes

En cuanto al motivo que llevó al ejemplar, malherido, a acercarse a la costa, los científicos creen que "éste, desorientado y con su capacidad de movimiento mermada, pudo haber sido arrastrado por las corrientes a una masa de agua cálida, que le arrastró hacia la costa", añaden los expertos.

En las últimas décadas se ha "incrementado notablemente", destaca el CSIC, el conocimiento de la biología y ecología del calamar gigante, principalmente a través de la necropsia realizada a ejemplares. En la actualidad, el ejemplar hallado se encuentra en el Parque de la Vida de Luarca.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine