07 de febrero de 2018
07.02.2018

Un fallo de la tripulación al alertar del suceso retrasó el rescate de 'Novo Jundiña'

El arrastrero coruñés naufragó en enero de 2016, pero no hubo víctimas - El mecánico tardó en avisar de que el buque tenía una vía de agua

09.02.2018 | 02:04

La tardanza del primer mecánico del arrastrero Novo Jundiña en dar la voz de alarma cuando detectó que la sala de máquinas se inundaba y el uso inadecuado del equipo de supervivencia y del sistema de alerta por parte de los mandos del buque ralentizaron su rescate el 10 de enero de 2016, cuando naufragó a 48 millas al norte de A Coruña. En el suceso no hubo víctimas, pero, según el informe de la Comisión Permanente de Investigación de Accidentes e Incidentes Marítimos (Ciaim), publicado esta semana, el primer mecánico tardó 85 minutos -él pensó que habían sido 45- en avisar de la situación de peligro (una vía de agua) a la tripulación tras intentar detener la inundación cerrando diversas válvulas y colocando bombas para achicar el agua.

La rotura de una válvula principal de fondo en su unión con la caja de la toma de mar provocó la entrada de agua en la sala de máquinas. Los mandos del Novo Jundiña, advertidos por el primer mecánico, pidieron socorro mediante un "sistema obsoleto" en España, la frecuencia de 2182 kHz en Onda Media, por lo que fueron los servicios de rescate de otros países los que alertaron a Salvamento de la situación del buque con puerto base en A Coruña. El patrón aseguró que tuvieron dificultades para operar los equipos con el traje de supervivencia puesto tras llamar de forma manual e infructuosa por LSD (llamada selectiva digital). "El traje cubría las manos con manoplas, no con guantes. Las manoplas permitían hacer pinza pero no pulsar, asir o manipular con eficacia", señala la investigación sobre el botón de emergencia que los tripulantes debían oprimir durante cinco segundos para dar la alerta.

"El hundimiento se produjo probablemente al progresar la inundación hacia el parque de pesca y, desde aquí, presumiblemente por alguna abertura practicada al instalar la máquina de hielo hacia la bodega", concluye la Ciaim. Esta máquina no está en los planos del buque y no era estanca: "La inundación de la cámara de máquinas, de no haber progresado a otros espacios, no habría provocado el hundimiento del buque".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine