11 de marzo de 2018
11.03.2018

Un pesquero gallego, primer barco a motor en usar una vela para ahorrar combustible

Aspira a mejorar sus resultados de explotación con la instalación del sistema creado por Bound4Blu

14.03.2018 | 01:22
Un pesquero gallego, primer barco a motor en usar una vela para ahorrar combustible

Un pesquero gallego será el primer barco moderno del mundo que utilizará una vela rígida para ahorrar gasoil. El Balueiro Segundo, un palangrero de A Guarda (Pontevedra), aspira a mejorar sus resultados de explotación con la instalación de este sistema creado por la firma catalana Bound4Blue. Sus creadores aseguran que con ello la armadora podrá ahorrarse un mínimo de 50.000 euros al año en combustible. "Y eso en las peores condiciones posibles", apunta el responsable de la firma, José Miguen Bermúdez. Tras unos primeros test positivos, la vela será instalada en el barco antes de que finalice este año.

La iniciativa nació de la empresa con sede en Barcelona y gracias a la aceleradora para el sector pesquero creada por Kaleido e Inxenia, la Fishing Accelerator. En su primera edición, los socios -la Organización de Productores de Pesca Fresca del Puerto y Ría de Marín (Opromar), la Organización de Palangreros Guardeses (Orpagu) y las firmas Pescapuerta y Mascato- buscaron las startups del mundo que podrían ayudarles a mejorar tecnológicamente. Mientras Opromar se lanzaba a por una máquina de impresión en 3D para su producto elaborado con descartes y Pescapuerta por la nanotecnología, los palangreros guardeses apostaron por las velas rígidas.

La flota de palangre es una de las más castigadas por los altibajos del precio del combustible. Sus buenos años no se juzgan solo en función del valor que alcanzan sus capturas principales, pez espada y tiburón (marrajo y tintorera), sino que las armadoras dependen mucho de que el precio del gasoil no suba demasiado. Cuando esto sucede, los gastos de explotación aumentan por los grandes desplazamientos que se ven obligados a hacer, dado que sus especies objetivo son migratorias.

El caladero en el que pesca el Balueiro Segundo es el océano Pacífico. "La instalación se hará en Perú, dónde se encuentra el buque", indica Bermúdez. Los dueños del barco son Manuel y Joaquín Cadilla (éste último preside Orpagu).

La vela es de las más pequeñas que proyecta Bound4Blue pero tiene una dimensión considerable, de 20 metros, y consiste en un mástil vertical atornillado sobre un soporte en la cubierta principal del barco: en este caso, estará en la popa. Pese a que tendrá también un modo manual, Bermúdez explica que el sistema es totalmente autónomo y los marineros no se tendrían que preocupar de nada. "La vela se plega hacia abajo o se extiende sola", explica el representante de la firma. Más similar al ala de un avión que a una vela tradicional, el sistema es orientable para maximizar la potencia del viento.

Los responsables de Bound4Blue también señalan que el ahorro de combustible está acompañado de una reducción de las emisiones de CO2 y otros contaminantes como óxidos de nitrógeno (NOx), óxidos de azufre (SOx) y partículas en suspensión (PM10).

La empresa, que recibió esta semana el premio Fundación Princesa de Girona por el proyecto, está en contacto con astilleros gallegos. No en vano, pese a que será un pesquero el primero que utilice estas velas, la idea fue concebida para barcos de mayor porte, como los cargueros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine