02 de septiembre de 2018
02.09.2018

Los países asiáticos rechazan extender el veto a cortar las aletas de los tiburones al Pacífico

La flota gallega de palangre seguirá así en desventaja frente al resto n La medida que recorta el uso de anzuelos tampoco prospera, lo que tranquiliza a los armadores

02.09.2018 | 02:18
Cadilla y Fragueiro, tras el cartel de la UE, en la reunión de la Iacct.

Los países asiáticos que forman parte de la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT o Iacct, por sus siglas en inglés) han vuelto a vetar la adopción de la norma de la Unión Europea que prohibe el cercenamiento de las aletas a los tiburones. Corea del Sur, China, Taiwán y Japón votaron en contra de aplicar esta medida en el océano Pacífico a pesar de que muchas de las partes contratantes apoyaron la propuesta comunitaria. La treintena de palangreros gallegos que faenan en el caladero seguirá así en desventaja frente a los buques de los otros países que participan en la pesquería. En cambio, la flota sí ha logrado evitar una medida que hubiera recortado seriamente la pesca de tiburones: la reducción del uso de unos anzuelos que emplean para estas capturas y que, según EEUU, provocan un aumento de la pesca accidental de tortugas marinas.

Los responsables de la Organización de Palangreros Guardeses (Orpagu) y de la Asociación de Armadores de Buques de Pesca de Marín, Joaquín Cadilla y Juan Carlos Martín Fragueiro respectivamente, participaron esta semana en la reunión anual de la comisión, en San Diego (California). Allí comprobaron como la propuesta de la UE para extender la norma de aletas adheridas volvió a fracasar. "No ha habido consenso por el rechazo de los países asiáticos", explican los portavoces de la flota.

Los representantes de China indicaron que no hay "un beneficio para la conservación" de las especies con esta medida. Japón, por su parte, defendió que prefiere "esperar al grupo de trabajo sobre gestión de tiburones". Ambos declinaron la propuesta, al igual que Taiwán y Corea.

Estos mismos países también consiguieron frenar otra medida que hubiera afectado de forma seria a la pesquería de tiburón de la flota gallega. Propuesta por Estados Unidos, buscaba que los buques palangreros empleen al menos una de las siguientes medidas de mitigación: uso de solamente peces de aleta como cebo -la flota usa caballa pero también pota a lo largo del año-, calar el arte a una profundidad de más de 100 metros o el uso solamente de anzuelos circulares. "La flota española ya está adoptando alguna de las medidas de mitigación, pero tendría problemas con la utilización de los anzuelos circulares", señalan los representantes de la flota gallega. Países como Japón o Corea del Sur no votaron a favor de la propuesta debido a la falta de "evidencias científicas robustas" que demuestren que serviría para mejorar la pesquería. "Nosotros no podríamos pescar marrajo o tintorera con esos anzuelos", apuntan los gallegos.

Observadores y talleres

Otra de las medidas que se trataron durante la reunión de la Iacct fue la ampliación de la cobertura de científicos embarcados. "Actualmente es de un 5% de la flota -explican los representantes del sector- pero se buscaba llegar de forma inmediata al 20%". La propuesta, presentada por México y Colombia, volvió a generar dudas entre los representantes asiáticos. Japón, por su parte, pidió un estudio sobre la eficacia de la medida. "Todo indica que en los próximos años la cobertura de observadores se va a incrementar de forma significativa", comentan los armadores gallegos.

Ahora la Iacct está preparando una nueva evaluación sobre el pez espada. La última fue en 2011 y los representantes de la flota gallega pidieron a la UE "su máxima implicación en este asunto ya que la pesquería de pez espada supone prácticamente el 70% de las capturas de la flota palangrera española".

La reunión sirvió también para que los armadores gallegos presentasen el Informe del Taller de Liberación de Tortugas Marinas, muy aplaudido por los asistentes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook