03 de septiembre de 2018
03.09.2018
La Opinión de A Coruña
José Luis Rodríguez Presidente de la Asociación de Armadores de Artes Menores de Galicia (Asoar-Armega)

"No vemos interés de las administraciones en que las cosas funcionen en este sector"

"El pulpo estaría en una situación mucho mejor si se decretasen tres meses de parada biológica" - "Los jóvenes solo ven problemas en la pesca por las trabas que tiene la flota"

03.09.2018 | 00:36
El presidente de la Asociación de Armadores de Artes Menores de Galicia, José Luis Rodríguez.

José Luis Rodríguez es el presidente de la Asociación de Armadores de Artes Menores de Galicia (Asoar-Armega) desde hace seis años. Es cofundador de la entidad y anteriormente ocupó otros cargos como el de portavoz. La flota gallega a la que representa no pasa por su mejor momento ante la escasez de capturas; las campañas del pulpo y la nécora empezaron a principios de julio pero la falta de recurso hace difícil rentabilizar la actividad. Por ello, Asoar-Armega diseña un plan para favorecer la recuperación de las especies y busca que la flota se implique en ese objetivo.

- ¿Desde cuándo percibe el sector el descenso en la biomasa de pulpo?

-El pulpo, al igual que otras especies, tiene sus años y sus ciclos naturales. Después hay distintos factores que influyen en que haya más o menos cantidad. Entre 2006 y 2010 se realizó una veda de dos meses, y eso se notó: a la especie le afectó positivamente. Luego el parón se redujo a un mes y medio y vemos que no es suficiente. Hubo años en los que sí había abundancia.

- ¿También disminuyó su calidad?

-No, no descendió nada, sigue siendo como en años anteriores. La especie fue analizada por expertos y, como producto, es de lo mejorcito que hay. Estamos hablando de una gran calidad a la hora de consumirlo, por eso hay que mimarlo y cuidarlo para que se mantenga en ese nivel.

-¿Qué le vendría bien a la especie para que haya más recurso?

-Si se estableciesen tres meses de parada biológica habría mucho más recurso para extraer. Otro punto importante es que cuando se hace una parada en esta especie lo que no se puede permitir es que otros sectores de flota descarguen pulpo en las lonjas, como la flota de arrastre o la pesca recreativa.

- Entonces la veda actual de mes y medio es insuficiente.

-Se habla de una parada de tres meses para paliar un poco la bajada de capturas. Si en julio no se hubiera capturado, los kilos que se descargaron seguirían en el mar, por lo que el pulpo que estuviera ovado tendría opción de desovar. Y los ejemplares que estuvimos capturando, de un kilo o un kilo y cien gramos, durante julio, en agosto seguro que iban a pesar más, por lo tanto sería más grande y tendría mayor valor comercial.

- La asociación está inmersa en un proyecto para ayudar a que especies como el pulpo y la nécora se recuperen con mayor rapidez en caso de que se establezca un paro biológico.

-Es un plan sencillo, ya está bastante esbozado, y consistiría en lo siguiente: al pulpo le harían falta unos tres meses de paro biológico, un parón durante el cual habrá embarcaciones que podrán subsistir con otro tipo de artes, pero también habrá barcos que tendrán que estar amarrados, por lo que la Administración debería subvencionarlo. La flota parada no solo recibiría las ayudas, sino que también realizaría una serie de tareas para ayudar al ecosistema, como limpiezas a flote y cerca del litoral de residuos marinos. Y para evitar la picaresca se desarrollarían una serie de controles para vigilar que nadie capture pulpo mientras está en veda y avisar a los guardacostas en caso de ver a gente que quisiera extraerlo. Estaríamos trabajando en prevención y en el cuidado del recurso. Hay más detalles, pero esas serían dos líneas muy importantes.

- ¿Son insuficientes los controles que se realizan para que las vedas se cumplan?

-Hay inspecciones y controles y cuando se establece una veda hay que respetarla. Pero para hacer las cosas con coherencia no puedes cerrar tres meses una especie y dejar que la flota se busque la vida.

- Entonces, ¿el proyecto estaría enfocado solo al pulpo?

-Sí, aunque se pediría que en esos tres meses de paro biológico se cerrase también la captura del camarón y de la nécora, ya que las embarcaciones que andan al pulpo suelen incidir también en estas dos especies. El hecho de que se ponga esta disponibilidad y que la gente quisiera participar en el plan va en la línea de lo que dice la Unión Europea de la Europa Azul. Se podría hacer una analítica muy profunda y exhaustiva de los residuos retirados para hacer frente, por ejemplo, a los microplásticos, que poco a poco se están introduciendo en la cadena alimenticia.

- ¿Qué sería necesario para decretar una parada biológica? ¿Qué pasos se tendrían que seguir?

-Es algo que depende del Gobierno autonómico. Sabemos que hay ayudas económicas para hacer estas paradas, lo único que hace falta por parte de la Administración es voluntad de querer hacerlo. Si la quiere decretar debería dialogar con las distintas cofradías, con las provincias, el sector?, para planificarla con tiempo y mirar muy bien las fechas en las que se desarrollaría y programarla: si sería a la vez en toda Galicia, si en determinada fecha se haría en una provincia o en otra. Hay que buscar los meses que más favorezcan el aumento de la biomasa de este recurso.

- Es decir, estaría enfocado a toda Galicia.

-Sería para toda la comunidad, pero eso no implica que se tenga que hacer en toda Galicia a la vez porque es algo que se puede desarrollar por provincias. Ya hubo diferencias en la captura con nasas entre A Coruña, Pontevedra y Lugo e incluso se llegaron a establecer líneas imaginarias en función de las distintas formas de trabajar. Podría hacerse sin problemas a nivel provincial, para lo que sería vital el Servizo de Gardacostas de Galicia , que llevaría el control

- ¿Presentaron ya el proyecto oficialmente?

-Estamos acabando de elaborarlo y después se lo presentaremos a la Consellería do Mar. La campaña del año pasado aguantó por los buenos precios, así que vamos a esperar a ver qué pasa con esta. Queremos diseñarlo durante este año para mandárselo a la Consellería y que tenga una alternativa a lo que se está haciendo hasta ahora. Aspiramos a presentárselo antes de que decrete el tiempo y el espacio de la próxima campaña para que tenga otra opción encima de la mesa. A partir de ahí ya no dependería de nosotros.

- Lleva seis años al frente de la asociación. ¿En este tiempo hubo cambios positivos para la flota de artes menores?

-Las cosas no mejoraron. Hubo algún detalle, pero poco significativo. Últimamente las noticias que se ven son todas negativas: descenso de embarcaciones, del número de afiliados? Este último dato es suficientemente representativo de la situación. Un sector en el que hay una bajada tan grande en las afiliaciones y muchos compañeros y compañeras solicitan el desguace de sus embarcaciones, son datos muy reveladores. Muestran que hay un problema por la falta de cuotas. Es sangrante que algunas especies no se puedan pescar. Uno de los ejemplos que se pueden poner es la caballa, de la que hay gran cantidad en el mar. ¿Por qué los que se están beneficiando del reparto que se hizo de esta especie son los barcos del Cantábrico, sobre todo los vascos? Casi desquitan el año con ese recurso, cuando aquí los recortes que tenemos son brutales. No entendemos ese mal reparto que se hizo en Madrid. En Galicia hay unas 1.500 embarcaciones que se pueden dedicar a esa especie y en País Vasco hay un centenar; los vascos reciben casi el 50% del cupo mientras que a nosotros nos asignan el 18%.

- ¿Se sienten maltratados por el Gobierno central y por las instituciones europeas?

-Sí, y también por el gallego. Miramos cinco años atrás y vemos la cantidad de restricciones, de incoherencias, de cuestiones que no tienen sentido, como el tema de la sardina? ¿Cómo es posible que impidan a las embarcaciones del xeito pescarla cuando la cantidad que extraen y la forma en que trabajan este tipo de embarcaciones tiene un impacto totalmente irrisorio en la especie? No tiene ningún sentido. Y en cuanto al pulpo, ellos tienen los datos de cada campaña, pero la reacción de la Administración es la misma: "Es que el sector nos pide esto". Vale, pero hay muchísimos ejemplos de que el sector pidió otra cosa y ellos hicieron lo contrario. Esa excusa no sirve. Lo que no hay es un interés de que las cosas realmente funcionen.

- ¿En vez de trabajar para que las cosas vayan bien les ponen zancadillas?

-Más que zancadillas, barreras para que esto no mejore. No se está haciendo absolutamente nada.

- ¿Los jóvenes prefieren no entrar en el sector pesquero por la situación en la que se encuentra?

-Empeoraron muchas cosas, por eso la gente no quiere incorporarse a la pesca. No es que no quieran venir pero, ¿cómo vas a ir a un sector donde tienes una embarcación con una licencia para pescar y de repente te encuentras que no puedes hacerlo? Los jóvenes lo que ven son problemas, no por la faena en sí, sino por las trabas y la incapacidad de las distintas administraciones. No porque no se pueda vivir de esto, somos muchos los que estamos viviendo de la pesca, pero si hubiera una buena gestión y un interés en que esto funcionase las cosas serían distintas. Simplemente habría que cambiar el modelo económico de la pesca, que fluya y que pueda optar a que participe más gente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook