14 de septiembre de 2018
14.09.2018

El Gobierno eleva la presión inspectora sobre el arrastre en materia de seguridad

Los arrastreros copan este año el 26,4% de los controles en Galicia, frente al 23% de 2017- El Ejecutivo ya hizo el 77% de las revisiones previstas en 2018 dentro del plan Segumar

14.09.2018 | 02:09
Flota pesquera amarrada en el muelle coruñés de Oza.

Las inspecciones realizadas en el marco del plan Segumar -desarrolladas conjuntamente por el Instituto Social de la Marina (ISM), la Dirección General de la Marina Mercante y la Inspección de Trabajo para velar por las condiciones de seguridad a bordo de los buques pesqueros- aumentaron este año en Galicia y se intensificaron especialmente en la flota de arrastre. El plan diseñado por el Gobierno prevé un total de 220 revisiones en España durante 2018, de las que 53 corresponden a Galicia, frente a las 51 del año pasado. Aunque los controles afectan a todo tipo de embarcaciones de más de ocho metros de eslora, la presión se centra especialmente en la flota de arrastre para atajar sus altos índices de siniestralidad. Por ello, de las 53 inspecciones que se harán en el conjunto del año en territorio gallego, 14 serán a este tipo de buques, lo que supone un 26,4% del total de controles en aguas y puertos de la comunidad. El porcentaje es casi tres puntos superior al de 2017, cuando fue del 23,5%, tras ser revisados 12 arrastreros. En el conjunto del Estado, 82 de los 220 buques inspeccionados son de arrastre (el 37,27%).

Los exámenes a la flota española van a buen ritmo pese a que comenzaron en abril. Los tres organismos implicados en el plan Segumar inspeccionaron hasta ahora 149 de los 220 barcos previstos, el 67,72%. La situación en Galicia es incluso mejor ya que de las 53 revisiones fijadas ya se realizaron 41 (el 77,35%), según los datos facilitados por la Inspección de Trabajo y la Seguridad Social. Sin embargo, todavía no hay datos oficiales de las deficiencias encontradas en esas revisiones.

El volumen de inspecciones previstas en el plan Segumar para 2018 es similar a las efectuadas a lo largo del año pasado. Los controles se planifican por comunidad autónoma y por provincia y se determinan entre las direcciones provinciales del ISM, las capitanías marítimas y la Inspección de Trabajo en función de las características de la flota, los índices de siniestralidad, el número de puertos y la cantidad de inspecciones realizadas en ejercicios anteriores.

Las comunidades que registraron más inspecciones en 2017 fueron Andalucía (63), Galicia (51) y Comunidad Valenciana (34). Mientras la provincia marítima de Vigo (las provincias marítimas difieren de las reales) fue la gallega con más actividad con 14 inspecciones entre las efectuadas en alta mar, el puerto y la bocana de la ría. En A Coruña y Vilagarcía de Arousa se desarrollaron 13 controles en cada una, mientras que en Lugo fueron 11, según los datos publicados por la revista Mar, dependiente del Ministerio de Trabajo.

La evolución del plan Segumar desde su creación deja datos que revelan la concienciación en materia de seguridad de los armadores. Hace diez años se localizaban deficiencias en el 21,88% de los buques inspeccionados, mientras que el pasado año los casos se redujeron al 8,38% del total, la cifra más baja desde el inicio del plan.

Las principales causas de las infracciones localizadas por el Gobierno en los pesqueros se corresponden con deficiencias en las instalaciones sanitarias y en la formación sanitaria de los tripulantes, desperfectos en las máquinas y equipos de trabajo de los pesqueros, fallos en la estabilidad de las embarcaciones o en los equipos contraincendios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook