16 de septiembre de 2018
16.09.2018
Rita Míguez Presidenta de la Asociación Nacional de Mujeres de la Pesca (Anmupesca)

"Si profesionalizamos el sector y hay sueldos dignos aseguraremos el relevo generacional"

"Cada vez hay menos gente en la pesca y la media de edad es bastante alta". "Antes las mujeres éramos invisibles en este sector, muy patriarcal"

16.09.2018 | 01:01
La presidenta de Anmupesca, Rita Míguez.

Rita Míguez preside la Asociación Nacional de Mujeres de la Pesca (Anmupesca) desde que se creó hace algo más de dos años impulsada por la patronal pesquera española Cepesca, un cargo que compagina con el de patrona mayor de Arcade. La organización agrupa ya a 30 entidades de Galicia, Andalucía, Comunidad Valenciana, Asturias, Cantabria y Madrid (que suman casi 15.000 mujeres) mientras que en sus inicios la integraban 12 agrupaciones. Dar visibilidad a la mujer en un sector tradicionalmente dominado por los hombres es el principal objetivo de Anmupesca.

- En mayo de 2016 la asociación daba sus primeros pasos. ¿Qué balance hace de este tiempo?

-A parte de otros objetivos, nuestro trabajo se centró en visibilizar el trabajo de las mujeres en el sector pesquero y revalorizar nuestra aportación, además de aumentar significativamente el número de colectivos asociados a Anmupesca. La conclusión que sacamos es que fuimos sumando mujeres que vieron que nuestros objetivos coincidían con lo que ellas pretendían y quieren conseguir. Es un logro.

- ¿Qué significó la creación de la asociación?

-Principalmente nos ayudó a darnos a conocer. Estuvimos en mesas y en lugares en los que nunca soñamos con estar. Y podemos dar nuestra opinión en cuestiones que nos afectan. Antes era impensable que pudiéramos participar. A día de hoy las mujeres empezamos a ser escuchadas; dimos pasos de gigante y lo seguimos haciendo.

- ¿Cómo fue la acogida que tuvo Anmupesca tras su creación?

-En general fue buena. Estamos viendo que se nos empieza a tener en cuenta y a respetar nuestras opiniones. Cuando acudimos a alguna conferencia, y cada vez que nos juntamos, siempre decimos que las mujeres estamos para sumar. Todos los sectores juntos podemos luchar y conseguir todos los objetivos.

- ¿Cuentan con el apoyo de las administraciones?

-Sí, siempre tuvimos el respaldo de las administraciones y, después de dos años y del apoyo que recibimos, tienen que empezar a ayudarnos a conseguir los objetivos que tenemos pendientes como la revisión de los coeficientes reductores. Deberíamos igualarlos e incluso en algunos casos superarlos porque hay algunas profesiones muy duras que merecen esta revisión. Y hay sectores que aún no los tienen. Debemos seguir luchando por las enfermedades profesionales que no están catalogadas como tal. Otro punto importante que afecta a toda la pesca en general es el bajo consumo de pescado, el problema del anisakis y hay que continuar concienciando sobre la necesidad de proteger el mar ante, por ejemplo, la abundancia de plásticos, que nos están invadiendo.

- ¿Cuáles fueron los pasos más importantes que dieron desde la creación de Anmupesca?

-Primero ya es visibilizar, estar en mesas y en lugares que antes eran impensables. El hecho de que en Andalucía se constituyera una federación nacional de mujeres de la pesca recientemente fue, en parte, gracias al reconocimiento que estamos teniendo por parte de la sociedad al trabajo que desarrollamos en la pesca y a que han visto la importancia del asociacionismo para mejorar nuestras condiciones sociolaborales. Algo parecido sucede en Valencia, donde se están organizando asociaciones para poder integrarse. Esto es un logro.

- ¿Qué persiguen a medio y largo plazo?

-Estamos trabajando en conjunto con otras entidades para intentar bajar el IVA del pescado, algo fundamental para que aumente su consumo. Y en informar sobre el anisakis, que está perjudicando muchísimo al sector. Esos son los objetivos prioritarios que tenemos planteados para este año, aunque también buscamos la concienciación de las mujeres y quién nos escuche sobre el mar, con el medio ambiente y con el reciclaje, ya que el mar nos lo da todo.

- Además de presidir Anmupesca también es patrona mayor de la cofradía de Arcade. ¿Liderar una cofradía le ayuda a dar más voz y protagonismo a la mujer en la pesca?

-No lo tengo muy claro porque patronas mayores en Galicia somos muy pocas pero, sin duda, es un logro que haya mujeres que dirijan cofradías. La sociedad está cambiando, solo el hecho de ver que hay mujeres que están a pie de los pósitos quiere decir algo. Ayuda a dar más protagonismo a la mujer en la medida que ven que hay otras que estamos ahí, pero también hay que hacer un importante papel por empoderarlas, para que se animen a dar el paso y se presenten, aunque es un trabajo duro. Hasta ahora siempre fue de hombres, pero estamos perfectamente capacitadas para eso y para mucho más y prueba de ello son los pósitos que dirigen mujeres.

- ¿El número de armadoras también va en aumento?

-La mayoría son hombres, pero como en otras profesiones en las que antiguamente solo se veía la figura del hombre, como taxistas o conductores de autobús. Pero ya empezamos a ver mujeres. A veces es la sociedad la que nos pone ese freno, entonces tenemos que luchar contra eso y una de las maneras es asociándonos y visibilizando que sí pude haber armadoras y mujeres en cualquier profesión.

- ¿Su papel en la pesca está suficientemente reconocido?

-No, tenemos que seguir trabajando. Anmupesca nació en el momento adecuado para profesionalizar nuestro trabajo, aunque todavía hay profesiones que no están reconocidas, pero vamos por el buen camino.

- Antes el papel de la mujer pasaba desapercibido. ¿Por qué se le daba tan poca importancia?

-Éramos invisibles. Antiguamente cuando se hablaba de la pesca se pensaba en el hombre. Era un sector patriarcal. Las mujeres trabajaban por un mero aporte a la economía familiar, no porque fuera una profesión. Tenemos que valorar y agradecer a las mujeres que nos precedieron, que lucharon como campeonas sobre todo en el ámbito del marisqueo.

- ¿Cómo llevan la conciliación de la vida laboral con la familiar?

-Mejoró, pero queda mucho por avanzar. Aún tenemos muchas cargas. Las mujeres somos las que llevamos el peso familiar, algo que todas entendemos porque desde siempre fue así y no lo cuestionamos, lo asumimos aunque no siempre queramos. Pero cuesta mucho compatibilizarlo, porque si la gente mayor enferma somos nosotras las que la cuidamos. Es un cambio que debe dar la sociedad a base de educar.

- ¿Cómo está el relevo generacional? ¿Las jóvenes ven como alternativa la pesca?

-Es otro punto en el que tenemos que trabajar. Cada vez hay menos gente que se dedique a la pesca, es un sector con una media de edad bastante alta. Si conseguimos profesionalizar bien el sector y lograr que las trabajadoras ganen un sueldo digno sería más fácil garantizar el relevo generacional. Soy optimista.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook