18 de noviembre de 2018
18.11.2018
La Opinión de A Coruña

El Museo Marítimo de Corcubión afronta su cierre definitivo tras casi dos décadas activo

El centro lleva tres años sin abrir sus puertas - Sus propietarios intentaron construir una urbanización en su lugar sin éxito

18.11.2018 | 00:50
El camión de transporte durante la retirada de piezas del museo.

Un complejo hotelero podría ser el destino final del viejo caserón de Corcubión que primero fue fábrica de salazón y posteriormente almacén de carbón para barcos de vapor. Todo ello antes de convertirse, allá por el año 2000, en un anhelado centro de referencia del mundo naval que, como Museo Marítimo Seno de Corcubión, se ocuparía de estudiar y desentrañar el enorme valor de las piezas recuperadas en la zona marina de citado seno y que se calculaban en cerca de 1.300 y que en la actualidad cifran sobre 300.

El museo (creado por la familia Castro-Rial) estaba inactivo desde hace tres años y en distintas ocasiones se vieron movimientos que indicaban la posibilidad de que se estuvieran trasladando algunas de sus piezas. Muchas de ellas, según pudieron acreditar algunos especialistas en la materia, de un importantísimo valor arqueológico e histórico.

La familia Castro-Rial, según fuentes municipales, presentó hace unos años un proyecto de construcción de una urbanización para atender el interés de inversores en una zona de grandes expectativas turístico-residenciales. El Ayuntamiento de Corcubión hizo valer la condición de edificio de interés histórico de la vieja fábrica de salazón y obligó a conservarla tal cual se hallaba.

Ante la negativa, la familia optó por abandonar el museo y surgió la posibilidad de que el edificio fuese ocupado por la empresa Gallina. No cuajó la idea y ahora resurge con fuerza la de su conversión en un complejo hostelero.

Los habitantes de Corcubión se vieron sorprendidos el pasado viernes por un vehículo de carga ante la puerta del edificio en el que introdujeron un buen número de cajas. Este hecho condujo a pensar que las naves del que fue museo marítimo se están vaciando de esas piezas que conforman la historia marítima de Galicia y cuyo destino se desconoce. Por eso, el Ayuntamiento parece dispuesto a investigar para conocer si se trata de piezas en depósito o de donaciones y el grado de implicación económica y jurídica de la Xunta y la Diputación de A Coruña en la apertura de un museo que, aun siendo del ámbito privado, recibió aportaciones económicas de las instituciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook