30 de diciembre de 2018
30.12.2018

El 'Sin Querer Dos' aparece a 350 metros del punto donde se accionó la radiobaliza

Salvamento enviará un robot para inspeccionar el cerquero, pero descarta que el cuerpo del marinero desaparecido esté en el interior

30.12.2018 | 00:30
Búsqueda del tripulante desaparecido la semana pasada.

El Sin Querer Dos ya está localizado. El buque Sebastián de Ocampo de Gardacostas desplegó ayer su sistema de localización mediante un sonar de barrido lateral, y encontró el pecio a unos 350 metros al noroeste de donde se accionó la radiobaliza el día del naufragio, en las inmediaciones de Fisterra.

Hasta la fecha se desconocía la situación exacta del barco, ya que el naufragio se produjo en una zona de mar abierto y de bastante profundidad. Esa es la razón de que al reactivarse la búsqueda activa del marinero que permanece desaparecido, el cambadés Guillermo Casais, se aprovechase para trabajar también de forma paralela en la localización de la nave.

Ahora Salvamento Marítimo enviará un robot submarino, para que inspeccione el pecio desde uno de sus remolcadores, el Don Inda.

Se espera que las imágenes que tome el mencionado robot sirvan para avanzar en la investigación del siniestro y ayuden a encontrar la causa de que dos golpes de mar hiciesen escorar y volcar uno de los mejores barcos del cerco de Galicia, lo que acabó con la vida de tres tripulantes y la desaparición de otro. En principio no se baraja la posibilidad de que bajen también buzos ya que en esa zona tan profunda -entre 90 y 120 metros, según fuentes consultadas- la operación podría ser peligrosa.

En cualquier caso, la inspección con el robot está pensada casi de forma exclusiva para proporcionar herramientas a los técnicos que están investigando el siniestro registrado el pasado día 19 cerca de Fisterra, ya que Salvamento Marítimo da por hecho que el cuerpo de Guillermo Casais no se encuentra dentro del barco.

Salvamento se aferra a esta hipótesis por el testimonio de los supervivientes, que al llegar a tierra afirmaron haber visto al cambadés en el agua, nadando, pero que se hundió antes de lograr asirse a uno de los maderos a los que ellos sí llegaron o a las balsas. Los trabajos de búsqueda de este marinero entraron el viernes en una fase determinante. Tanto es así que la Xunta prohibió la actividad pesquera en la zona del hundimiento y ordenó la retirada de los aparejos.

El Sin Querer Dos naufragó el día 19 de este mes a unas 4,5 millas al sur del cabo Fisterra. Volvía vacío a su puerto base de Portonovo tras una campaña en el Cantábrico y con la intención de permanecer amarrado hasta después de las fiestas de Navidad.

Lo que se sabe es que sufrió dos golpes de mar y que todo fue tan repentino que ninguno de los 10 tripulantes del buque tuvo la oportunidad de pulsar el conocido como botón rojo. La alerta llegó a tierra cuando se accionó la radiobaliza automática del cerquero, cuando el barco se hundía de forma irremisible.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook