17 de septiembre de 2019
17.09.2019

Las capturas de las especies objetivo del cerco gallego caen un 20% hasta agosto

La flota dascarga 39.611 toneladas de sardina, anchoa, caballa, jurel y cabalón en los primeros ocho meses del año || La única especie con balance positivo es el 'xurelo'

16.09.2019 | 21:34
Un cerquero navega por una ría gallega para ir a faenar.

Este año no está siendo fácil para la flota del cerco gallega. La escasez de cuotas de algunas especies „como la caballa o la sardina„ se une a la menor presencia de otras „cabalón„ que ayudaban a este segmento a faenar durante todo el año. Por eso las capturas de las especies objetivo de los cerqueros „a las anteriormente citadas se unen el jurel y la anchoa„ se redujeron un 20% hasta finales del mes de agosto. En este periodo las embarcaciones descargaron 39.611 toneladas de estas cinco especies en los puertos de la comunidad, mientras que hace un año se subastaron en las lonjas gallegas 49.332 toneladas de estos recursos, según los datos consultados en la Plataforma Tecnolóxica da Pesca, dependiente de la Consellería do Mar.

"Vamos paliando la situación, pero está siendo un año complicado. La única especie que tenemos para pescar es el jurel y así va el consumo como va", lamenta el repesentante de la Asociación de Armadores de Cerco de Galicia (Acerga), Andrés García, que añade que espera que la cuota que queda de xurelo llegue a fin de año ya que el arrastre "está trayendo poco jurel". Además, los barcos que forman parte de la asociación (107) tiene un tope de capturas para gestionar la pesquería. "Tratamos de regularnos lo mejor posible para hacer una pesca sostenible y que el esfuerzo que se hace sobre el jurel no pase factura", apunta García. Las capturas de esta especie son las únicas que aumentaron, ya que entre enero y agosto se subastaron 21.966 toneladas por las 15.955 del pasado año, aun incremento del 38%.

La anchoa es el recurso que más descendió. El cerco gallego capturó hasta agosto 1.584 toneladas de la especie, un 56% menos que en 2018, cuando la cifra que se registró superó las 3.584 toneladas. En la primera mitad del año el bocarte era una de las especies que sostenía al segmento, pero en la segunda campaña perdió protagonismo. "Estuvieron tres barcos en el Cantábrico para pescar anchoa pero vinieron rápidamente. Los precios no eran muy competitivos y la cuota que quedaba tampoco era mucha, así que volvieron pronto", señala el portavoz de Acerga.

Otro caso llamativo es el del cabalón, cuyas capturas se redujeron un 51%: 8.127 toneladas por las 16.588 pescadas hace un año. La flota empezó a ver la especie con relativa frecuencia en julio, pero fue un paso testimonial. "Ya no se ve cabalón, aunque no se sabe si volverá. Estamos a un nivel normal de la especie después de estos años extraordinarios. No te puedes fiar de él para hacer una pesquería continuada", manifiesta García.

La escasez de caballa „España recibió un 24.597 toneladas para 2019, un 20% menos que en 2018„ explica que se pescara un 46,5% menos de cantidad (5.736 toneladas por las 10.719 del pasado año). El sector espera que en el próximo reparto aumente la cuota, ya que su biomasa "está bien".

Reunión por la sardina

El cerco se reúne hoy con los responsables del Ministerio de Pesca para hablar de la situación de la sardina. "Esperamos que nos den una explicación de todo lo que está ocurriendo con la especie", explica el representante de Acerga. El 31 de octubre es la fecha límite que tendría la flota para poder capturar este recurso si se diera el caso, por lo que no hay mucho margen, además que la época en la que la sardina alcanza precios elevados "ya pasó". "Dudamos que se vuelva a capturar sardina en Galicia, sacando los barcos que consiguieron cesión de cuota del golfo de Cádiz", sostiene García.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook