22 de noviembre de 2019
22.11.2019
La Opinión de A Coruña

Son sabios, rectifican

21.11.2019 | 21:52

Son terrestres. Son de este mundo. Dicen y dicen y vuelven a decir; pero si se equivocan, a veces rectifican. Son comunitarios. De la Unión Europea, vamos. De esa que decían era una entelequia y no es tal: algo de tela tiene, mucha tela para cortar, que saben coser cuando les conviene. La muestra viene de la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen quien, por su cuenta y riesgo „quiero creerlo así„ ha decido incorporar el nombre de "Pesca" en la denominación oficial de la cartera que gestiona el lituano Virginijus Sinkevicius, quién la heredó del maltés Karmenu Vella.

Como se recordará „y parece una cuestión menor pero no lo es„ el nombre inicial de este departamento comunitario era el de Medio Ambiente y Océanos, obviando a la pesca, sector estratégico en muy diferentes regiones pesqueras de la Unión Europea.

El sector de la Pesca consideraba que la omisión del concepto Pesca convertía a este en una parte secundaria de dicha Comisión. Los propios europarlamentarios discutieron la oportunidad de presentar iniciativas que, finalmente, han obtenido un resultado favorable, acogido satisfactoriamente por el sector pesquero de la UE. De este modo puede decirse ya que el señor Sinkevicius puede ser interpelado como Comisario de Pesca. Se lo ha ganado a pulso.

Me pregunto si habrá que realizar idéntica campaña en Galicia, donde la Consellería do Mar colgó de un ameneiro el viejo tabardo de la Pesca utilizado por sus antecesores en el cargo para centrar en lo importante la definición de un departamento que, sobre todas las cosas, presta servicio a la pesca, sector fundamental en el país gallego.

Las autoridades comunitarias son sabias: saben rectificar. En Galicia la Xunta del señor Feijóo no rectifica ni para reconocer que Consellería do Mar no define esencialmente al sector pesquero. No quieren ser sabios. No les importa no comportarse como autoridades comunitarias, aunque sean europeas por la gracia de Dios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook