17 de enero de 2020
17.01.2020

Las lonjas gallegas facturan 21,5 millones por la venta de berberecho, un nuevo récord

Los puertos de Noia, Carril y Rianxo concentran el 82,6% de los ingresos: juntos suman 17,7 millones || Los centros de subastas comercializan 3.440 toneladas de la especie

16.01.2020 | 21:21
Ejemplares de berberechos preparados para su subasta en una lonja gallega.

El berberecho, especie afectada por el parásito marteilia en los últimos años, recupera protagonismo en las lonjas gallegas. El recientemente finalizado 2019 deja entrever una recuperación del bivalvo, que bate los registros históricos. Entre enero y diciembre del pasado año las lonjas de Galicia facturaron 21,5 millones de euros por la subasta de 3.440 toneladas del recurso, una cifra que supera el anterior récord de ingresos por la venta del berberecho: 17,8 millones de euros, registrados en 2008, según los datos consultados en la Plataforma Tecnolóxica da Pesca, dependiente de la Consellería do Mar, cuyo archivo de datos se inicia en 2001.

A lo largo del pasado año, las rulas gallegas comercializaron 3.440 toneladas de este bivalvo por las 2.482 toneladas del 2018, un incremento del 38,6%. La facturación obtenida por la venta del producto ascendió hasta los 21,5 millones de euros, un aumento del 39% ya que hace dos años la cifra fue de 15,4 millones de euros. Los tres puertos más representativos de este molusco son el de Noia, el de Carril y el de Rianxo, ya que juntos concentran el 83% de las descargas (2.860 toneladas) y el 82,6% de los ingresos (17,7 millones).

La lonja de Noia está a la cabeza, tanto en descargas como en volumen de negocio. En 2019 los pescadores de la zona extrajeron 2.143 toneladas de berberecho, un 16,6% más que hace dos años cuando la cantidad fue de 1.837 toneladas. El patrón mayor de la cofradía noiesa, Santiago Cruz relaciona este aumento con una mayor presencia de crías. "No todos los años se fija igual la larva. Las climatología juega una baza muy importante. Hace dos años hubo mucha cría, por eso en 2019 hubo tanto berberecho", indica Cruz. La facturación ascendió hasta los 14,4 millones de euros por los 11,5 de 2018, una subida del 25%. El precio medio del recurso rozó los siete euros el kilo, mientras que hace dos años apenas superaba los seis. "Entraron en juego dos factores, el aumento de la demanda y el valor que le da el sello de calidad Berberecho de Noia, que refuerza la calidad del producto", precisa Cruz.

La dársena de Rianxo fue la que registró un mayor crecimiento tanto en el número de descargas como en los ingresos, ya que los dos factores se sextuplicaron. El pasado año los pescadores de Rianxo extrajeron 264 toneladas de berberecho, mientras que en el anterior ejercicio la cifra fue de 43 toneladas. El patrón mayor de la cofradía rianxeira, Miguel Ángel Iglesias, sostiene que este gran incremento de la especie está relacionado con una mayor supervivencia del bivalvo. "Este año aguantó, no tuvo la mortandad de otros años", explica Iglesias, que señala que esta alta tasa de mortalidad que tenía el berberecho estaba relacionada con la marteilia, aunque señala que podían afectar "más variables". Los ingresos también se sextuplicaron, ya que en 2019 superaron los 1,2 millones de euros por los 0,1 del 2018. "Aumentó su valor en el mercado, aunque al principio los compradores no estaban acostumbrados al estar tantos años con poca cantidad", apunta Iglesias.

La lonja de Carril triplicó sus datos. En 2019 subastó 453 toneladas de berberecho mientras que el anterior ejercicio fueron 128. La facturación superó los dos millones de euros por los 0,6 de 2018.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook