06 de noviembre de 2009
06.11.2009
Arteixo

La SGAE silencia a los mayores

La asociación de pensionistas suspende su festival de 'playback' tras recibir un apercibimiento de cobro por derechos de autor

06.11.2009 | 11:49
La asociación de pensionistas en la pasarela Monda Lironda. / la opinión

Arteixo parece haberse convertido en un blanco fácil para la SGAE. Primero fue el Ayuntamiento, que se verá las caras con la sociedad en los tribunales por un uso indebido de su repertorio protegido. Ahora le ha llegado el turno de la asociación de pensionistas. Los mayores han decidido suspender su tradicional festival de 'playback' Hai que ter valor tras recibir un apercibimiento de cobro

Cantar Como una ola tiene un precio. Aunque el resultado final diste bastante del tema que popularizó "las más grande". Al menos para la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), que tras llevar a los juzgados al Concello de Arteixo por lo que consideran un uso indebido de su repertorio protegido en fiestas y actos culturales, ha decidido pasar la minuta a los pensionistas de Arteixo.

Hai que ter valor. Este era el nombre del festival de playback previsto para el próximo sábado 14 de noviembre y que debía poner el broche festivo a la Semana Sociocultural dos Maiores. El objetivo del evento, organizado por la asociación de jubilados, no era otro que "pasar un buen rato". Cantar unas cuantas canciones, marcarse unos bailes y, sobre todo, armarse de micro y perder el miedo al ridículo.

Pero la SGAE, a través de la Concejalía de Cultura, no tardó en contactar con los pensionistas. Y es que la sociedad privada no estaba dispuesta a consentir que los mayores amenizasen su tradicional guateque con temas procedentes de su repertorio protegido sin pagar el correspondiente canon por derechos de autor. En total 90 euros.

Su requerimiento fue la gota que colmó el vaso. Y es que a una semana de celebrarse el evento, las inscripciones eran más bien escasas. Los carteles que anunciaban el acto no tuvieron el efecto deseado entre la población. En lugar de servir como reclamo a los amantes del karaoke activaron las alertas de la SGAE. "Si no nos hubieran pedido dinero lo hubiésemos celebrado igual, porque era una buena ocasión para reunirse y representar alguna que otra pieza teatral", explica una de las promotoras del acto, que mostró su disgusto por la suspensión de un guateque que ya se ha convertido en una tradición.

Ayer comenzaron a retirar los carteles. Como fin de fiesta, hubo baile. Con piezas tradicionales, claro. La agrupación y la compañía teatral Melandrainas ya han pasado página y centran sus esfuerzos en organizar el festival de villancicos. Será en diciembre. E incluirá éxitos como Arre burro arre o Cantad Pastores. Piezas que no incluye el repertorio de la SGAE.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook