No ha sido tarea fácil, pero acostumbra a conseguir casi todo lo que se propone. El alcalde de Oleiros, Ángel García, inauguró ayer, arropado por varios miembros del equipo de gobierno y unos 200 vecinos, el parque natural O Bosque dos Veciños, situado en el entorno de la iglesia de Liáns.

Este nuevo espacio se sitúa entre los lugares de Bastiagueiro, Montrove y Lamastelle y el Concello, según destacó ayer García Seoane, ha logrado la mayor parte de los terrenos a pesar de la falta de apoyo de Xunta y Diputación. Y no sólo de las administraciones. "Fue necesario expropiar porque había un particular obsesionado con hacer una urbanización cuando yo no estuviese, pero un familiar muy correcto permitió el proceso", explicó el alcalde a vecinos y medios. Con un brazo extendido y girando sobre sí mismo, García Seoane recordaba ayer a un señor feudal haciendo recuento de sus territorios. "Excepto dos o tres fincas, ahora todo lo que rodea la iglesia de Liáns es del Concello hasta el alto de Montrove, pero en una actuación futura se habilitarán más paseos", quiso avanzar.

El Concello logró la mayor parte de las parcelas por cesión urbanística. "Quien quiera construir una urbanización en Oleiros debe aportar 55 metros cuadrados (de suelo) por casa", explica. En cuanto al nombre, el primer edil propuso que se llamase O Bosque da Ánimas, dada la cercanía del cementerio viejo y el municipal y porque opina que cuando se pone un nombre tiene que haber "un por qué". Pero los vecinos se decantaron por O Bosque dos Veciños". En el parque, además de tareas de limpieza del monte se ha instalado una pasarela de madera salpicada por algunos bancos y mesas e incluso barras para la práctica del deporte. La caminata con el alcalde por el nuevo parque abrió a muchos el apetito y hubo quien, junto a las mesas, echó en falta el bocadillo y la cerveza.