25 de febrero de 2010
25.02.2010
Betanzos

Dar vida a las piedras

Los betanceiros apuestan por el diálogo y el debate para definir el tipo de casco histórico que desean

25.02.2010 | 10:48
Un operario trabaja en la mejora de una de las fachadas del casco histórico de Betanzos. / carlos pardellas

Las ciudades con casco antiguo juegan con una baza de la que carecen otras localidades más recientes. La zona vieja les imprime personalidad y les recuerda que tienen una historia y un patrimonio que les da pistas de quienes son, que atrae a turistas y, por tanto, también dinero. Amigos do Casco Histórico de Betanzos advierte de que, además, requieren cuidados y de unos vecinos implicados

En ocasiones es difícil valorar lo que se tiene o lo que se tiene cerca, y eso es lo que le sucede a algunos de los betanceiros con respecto a su casco histórico, repleto de joyas patrimoniales y considerado uno de los más grandes de Galicia.

La Asociación de Amigos do Casco Histórico de Betanzos ha encuestado a casi 700 vecinos y la mayor parte considera que la implicación de la ciudadanía, la rehabilitación de las viviendas y las ayudas a este tipo de actuaciones son las acciones prioritarias para lograr la recuperación de "un enfermo que tiene tratamiento", en palabras del presidente de la entidad, Antonio Asensi.

La totalidad de los encuestados, según la asociación, resalta la importancia del casco histórico para Betanzos y la necesidad de que políticos y ciudadanía se impliquen a la hora de recuperar su rico patrimonio para poder ofrecer así una imagen "atractiva y competitiva" de la que se beneficien residentes y visitantes. Pero para ello hay que detectar las principales carencias. Entre los aspectos peor valorados por los vecinos se encuentran el estado general de la zona vieja, su pavimentación, el deterioro de las viviendas, el déficit de zonas verdes y la escasez de aparcamientos.

Amigos do Casco Histórico realizó las encuestas el pasado verano, por lo que todavía no se había producido el derrumbamiento de una de las fachadas del número 19 de la calle de A Cerca ni el Concello había cortado vías para evitar nuevos desprendimientos. Según un estudio encargado por el Ayuntamiento, hay unas 600 casas en el casco histórico de la ciudad, de un total de 1.800, que necesitan labores de conservación y mantenimiento y de ellas, 114 precisan de una actuación urgente.

La asociación advierte, sin embargo, de que no se puede pretender que las administraciones corran con los gastos de rehabilitación de todos los inmuebles y recuerda que son los propietarios los primeros que deben preocuparse por el estado de sus viviendas. Amigos do Casco Histórico también quiso incidir ayer en que muchos de los vecinos encuestados que aportaron sugerencias coinciden a la hora de apostar por la rehabilitación y por una zona histórica "viva".

Para definir el tipo de casco que desean proponen la vía del diálogo y el debate. Según la asociación, "la recuperación del casco histórico es una obligación para propietarios e instituciones públicas, pues es el mejor legado histórico y cultural que se puede dejar a generaciones futuras".

La directiva de la entidad realizó un estudio a través de las encuestas que pretende colgar en su página en internet y que espera aporte ideas para un plan integral de recuperación de la zona vieja de la ciudad, que es su principal objetivo y por lo que se creó.

Pavimento en Fonte de Unta

Aunque cuando Amigos do Casco Histórico de Betanzos realizó la encuesta el Concello todavía no había iniciado las obras de acondicionamiento del entorno de los soportales de O Campo, el proyecto provocó un cruce de declaraciones entre Gobierno local y oposición. El BNG preguntó en un pleno si el proyecto cumplía con la ley de accesibilidad y advirtió de que la formación tenía conocimiento de que varios vecinos ya se habían caído en el cruce entre A Porta da Vila y los soportales -incluido dentro del ámbito de aplicación del Plan Especial de Protección del Casco Histórico (Pepoch)- debido a las características de los adoquines de pizarra instalados.

Según la respuesta ofrecida por el Ejecutivo municipal al Bloque este martes en el pleno, "el pavimento cumple con la normativa" y el Ayuntamiento "no tiene conocimiento de que se hayan registrado más caídas que antes".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook