15 de noviembre de 2010
15.11.2010
Betanzos

As Mariñas se une a la custodia del territorio

Un grupo de vecinos de la comarca constituye un fondo de conservación de la naturaleza que se nutrirá de la compra de fincas y la firma de acuerdos con propietarios

15.11.2010 | 11:32
Especies autóctonas a orillas del Mandeo. / la opinión

La comarca de As Mariñas cuenta con una nueva entidad para la defensa de la naturaleza. No se trata de un grupo ecologista al uso, sino de una fundación de custodia del territorio, un modelo todavía no muy extendido en Galicia que se basa en la adquisición de fincas o la firma de acuerdos con propietarios para la vigilancia y conservación de áreas que cuentan con determinados valores medioambientales. En el caso de Fragas do Mandeo, la fundación apuesta por la preservación de los bosques de ribera

Consideran que la Red Natura de espacios protegidos, creada a instancias de la Unión Europea, no logra en Galicia su principal objetivo. Una cosa es que sobre el papel se pretenda preservar un determinado hábitat y otra distinta que se logre. Por ello, han investigado sobre otras experiencias y han decidido crear en As Mariñas una de las pocas asociaciones de custodia del territorio que hay en Galicia. Esta fórmula, desarrollada con éxito en Cataluña, implica a propietarios de la tierra, la ciudadanía en general e incluso a determinadas empresas como consultorías que ofrecen su trabajo de forma voluntaria. Consiste en la adquisición de terrenos con determinados valores medioambientales para su cuidado y vigilancia.

La Fundación Fragas do Mandeo nace como una entidad no gubernamental y sin ánimo de lucro para crear un fondo de conservación de la naturaleza en As Mariñas. Constituida el pasado mes de julio por un grupo de personas de la comarca preocupadas por el medio ambiente, todavía están dando sus primeros pasos, pero disponen ya de dos fincas situadas en Sobrado, en la parte alta del curso del Mandeo y buscan nuevas parcelas. Su presidente, Fernando Bandín, explica que buscan terrenos en la zona de Oza dos Ríos: "Nos vamos a centrar en la cuenca del Lambre, el Mandeo y el Mendo. Buscamos conservar los ríos y los bosques autóctonos, que evitan la erosión, contribuyen a la lucha contra el cambio climático y sirven de barrera contra los incendios. Sobre todo los de ribera ". Para ello buscan fondos a través de ayudas o donaciones. "Todo el dinero se destina a la compra de terreno. Aquí todo el mundo es voluntario", destaca. En cuanto al trabajo a realizar, incluye la eliminación de especies invasoras -desde el eucalipto hasta los plumeros o tritonias- y la plantación de otras autóctonas como los alisos o ameneiros, considerados un hábitat prioritario por parte de la UE. La fundación ya dispone de web aunque su presidente advierte: "Falta todavía mucha información, estuvimos con los trámites burocráticos". En breve se darán a conocer a la ciudadanía para buscar, así, su implicación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook