09 de abril de 2011
09.04.2011
La Opinión de A Coruña
Culleredo / Cambre

PSOE, PP y APdC firman un pacto de no agresión personal en campaña

El grupo nacionalista rechaza rubricar el documento promovido por los progresistas al considerar que su trayectoria "es suficiente aval político"

09.04.2011 | 02:00
Acuerdo firmado por los partidos. / la opinión

"Nos comprometemos a no utilizar en la actividad política ningún argumento personal ni familiar que desprestigie a nuestros competidores". Este es el pacto alcanzado por socialistas, populares y progresistas en Culleredo de cara a la campaña electoral.

Un documento anónimo, remitido a diversas asociaciones del municipio, en el que se utilizaron datos privados para desprestigiar al candidato de la APdC, José Ramón Rioboo, fue el detonante que llevó a los partidos a poner por escrito lo que, aseguran, siempre han respetado de forma tácita.

La única formación con representación en el municipio que no ha suscrito el acuerdo es el BNG. "Me solidarizo con el candidato de APdC por la situación que está atravesando", aclara la número uno de los nacionalistas, Raquel Jabares, que añade: "Pero el BNG nunca empleo ataques a la vida personal ni lo va a hacer y consideramos que nuestra trayectoria es suficiente aval político". Opina, además, que "el escrito no tiene mucho sentido: no me meto contigo para que no te metas conmigo". "Quien no lo haya firmado, sus motivos tendrá -apunta el cabeza de lista del PP, Antonio Cañás-, pero hay quien lo firma y sigue haciéndolo. Nosotros no lo hemos hecho nunca".

Los progresistas propusieron en el mes de enero a los portavoces de los demás grupos municipales un escrito basado en una propuesta de la Asociación de la Prensa, por el que se comprometían a no atacar a los rivales con cuestiones del ámbito personal, familiar o profesional de los candidatos, y a condenar a quien así lo haga.

Rioboo y Cañás explican que los socialistas solicitaron la modificación del documento para retirar la alusión a los negocios particulares. El alcalde, Julio Sacristán, niega que fuera por ese motivo, sino porque "estaba mal redactado". A pesar de ello, los tres suscribieron el acuerdo modificado para evitar "la degradación de la política".

Son conscientes de que con ello no se acabarán las "difamaciones de bar", pero prometen "no dar pábulo a ningún rumor o comentario que pueda dañar la imagen personal o familiar de los candidatos" y apuestan por centrar la campaña en "propuestas que mejoren Culleredo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook