03 de febrero de 2019
03.02.2019

Eterno nueve once

EL 911 SE PRESENTA EN UNA OCTAVA GENERACIÓN QUE, BAJO EL CÓDIGO 992, CRECE EN POTENCIA, PRESTACIONES Y TECNOLOGÍA PARA CONSOLIDAR AÚN MÁS SU LEYENDA

03.02.2019 | 02:52

Desde el mismo día de su presentación en el Salón del Automóvil IAA de Fráncfort el 12 de septiembre de 1963, el Porsche 911 cambió la historia de los coupés deportivos de altas prestaciones. Ahora, 66 años después, el mito del «nueveonce» sigue más vivo que nunca tras 8 generaciones y más de un millón de unidades matriculadas.

Este icono de la industria del automóvil es el más claro ejemplo de lo que Ferdinand Porsche quería que transmitiera la marca que el mismo fundó. Algo que hemos podido comprobar en la presentación internacional del nuevo 911 celebrada en València, con el Circuit Ricardo Tormo de Cheste como epicentro de la misma. El 911, ya en su versión 992, –código con el que se denomina a esta octava generación–, representa la más exquisita excelencia en materia de deportividad, tecnología y máximo cuidado por el detalle a todos los niveles.

No obstante, si pudiéramos definir el proceso evolutivo sufrido por el 911 respecto a sus antecesores se podría resumir en una sola frase; «todo cambia, para que nada cambie». El Porsche por excelencia se presenta renovado en sus totalidad, pero sin perder la auténtica esencia que ha caracterizado a anteriores versiones. De esta manera, la imagen del 911 se actualiza por completo, a la vez que mantiene toda su identidad. Detalles como el diseño de sus faros de LED, los tiradores de las puertas eléctricos enrasados en la carrocería o la trasera dominada en todas las variantes por un alerón ajustable, bastante más ancho, y por la tira continua de luces, dotan al 911 de una atractiva y tecnológica personalidad.

perfección dinámica

Otro de los puntos en los que Porsche ha trabajado con especial hincapiés ha sido en el apartado de del chasis y el tren de rodaje. En este sentido destacan detalles como la mayor anchura delantera (+45 mm) así como el hecho de montar llantas de 20'' delante y de 21'' detrás con el objeto de perfeccionar aún más el comportamiento y la entrega de potencia.

En la construcción de la carrocería se aumentado de manera notable la utilización del aluminio y otros materiales ligeros, hasta reducir al 30% el empleo del acero. De esta manera se ha reducido en 12 kg el peso, a la vez que se ha aumentado la rigidez torsional.

Además, la dirección es más precisa y rápida y se montan unos más desarrollados amortiguadores PASM. El resultado final; un notable aumento del equilibrio entre prestaciones y confort de marcha, tan sólo al alcance de un reducido grupo de súper deportivos.

más potencia

En lo que respecta al eterno motor boxer de seis cilindros turboalimentado, cuenta con una cilindrada de 2.9811 cc que le proporcionan 450 cv de potencia, 20 más que su predecesor, y una par motor de 530 Nm... Todo ello le dota de un nivel de prestaciones superior, gracias a cifras como sus 308 km/h de velocidad máxima o los 3,7 segundos necesarios para pasar de 0 a 100 km/h en el caso del Carrera S (3,6 segundos en el 4 S). Si se opta por montar el paquete opcional Sport Chrono, ambas cifras de aceleración se reducen en 0,2 segundos. Asimismo, cabe destacar que el 911 se presenta por primera vez en su historia únicamente con cambio automático. Una decisión que se sustenta en la sabia decisión de montar la avanzada transmisión PDK de 8 velocidades con levas en el volante, preparada para un posible hibridación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook