El vehículo familiar es un modelo con una amplia implantación en el norte de Europa, en donde es el segmento con mayor demanda entre los conductores. La capacidad de carga es una de sus principales virtudes, pero no es la única.

Kia continúa apostando por este tipo de vehículo, que cada día tiene un mayor número de adeptos en nuestro país. Ahora presenta la tercera generación del Ceed Tourer, que toma el relevo del Cee'd Sportwagon. Los cambios, en esta nueva generación, van más allá de la ausencia del apóstrofe y del cambio de denominación para este tipo de vehículos, ya que esta nueva versión gana en espacio, versatilidad y es mucho más práctico. Además, dispone de un habitáculo más amplio, con una mayor capacidad de carga.

Este tercer modelo de la gama Ceed ofrece una carrocería que de un simple vistazo nos viene a la mente el carácter deportivo del Stinger con un estilo, probablemente, de los más elegantes en este segmento de vehículos. Con respecto a su predecesor es más bajo, más ancho y más largo, lo que sin lugar a dudas acentúa las líneas. En esta nueva versión, los bordes redondeados dan paso a unas líneas rectas que incrementan su vistosidad y provocan una sensación de longitud en un primer vistazo. En el frente destaca la parrilla "tiger-noise" y las tomas de aire inferiores enmarcadas. Las luces diurnas son de tipo led y recuerdan a la versión más deportiva, el GT-Line. En la trasera destacan las ópticas de led, que le dan más visibilidad y hace que el coche sea facilmente reconocible cuando circula por las carreteras.

El interior es más ergonómico, con acabados que ofrecen una mayor calidad. Cuando nos ponemos al volante, la primera sensación que tenemos es la de amplitud, con una mayor comodidad para las piernas. Y es que el nuevo Kia Ceed Tourer es 95 mm más largo que su predecesor, veinte mm más ancho y también 20 mm más bajo. Eso sí, manteniendo la misma distancia entre ejes con 2650 mm. Una de sus características viene dada por su maletero de 625 litros, con un borde de carga más bajo, para facilitar el acceso, y la opción de incorporar el portón inteligente, muy útil cuando vas cargado y no eres capaz de abrirlo. Todo ello con un asiento trasero partido 60/40, lo que permite incrementar la carga. Dispone de dos motorizaciones gasolina, 1.0 T-GDI de 120 CV y 1.4 T-GDI de 140 CV y un motor diésel CRDI 1.6 l. con dos potencias, 115 CV y 136 CV. Ofrece cuatro acabados, Concept, Drive, Tech y el GT-Line, y los precios parten de los 14.900 euros en gasolina y 16.812 euros en diésel.