25 de agosto de 2019
25.08.2019
BMW

Una experiencia única

EL NUEVO BMW SERIE 8 REÚNE TODOS LOS ALICIENTES PARA DISFRUTAR AL MÁXIMO CON UN COUPÉ CON UN MARCADO CARÁCTER DEPORTIVO Y QUE INVITA A DISFRUTAR AL VOLANTE

25.08.2019 | 01:08

Hay coches que que invitan a ponerse al volante y hacer kilómetros y kilómetros disfrutando de la conducción. El BMW Serie 8 es uno de ellos, un vehículo con una línea espectacular y una respuesta en carretera a la altura de muy pocos. Este nuevo modelo de la firma germana es un coupé de tipo 2+2, en donde las dos plazas traseras son para ocasiones puntuales y en recorridos no demasiados largos, ya que de otra manera los pasajeros no disfrutarán del desplazamiento. Una situación totalmente diferente para el conductor y el copiloto, que disfrutan de un gran espacio y comodidad, con unos asientos que encajan perfectamente en el diseño del vehículo creados a partir de una piel en color que acentúa la sensación de exclusividad. Un cúmulo de comodidades que hacen que conducir el nuevo BMW Serie 8 sea experiencia única y, por supuesto, al alcance de muy pocos.

Si interiormente el nuevo Serie 8 causa impacto, exteriormente es difícil explicar las sensaciones que provoca cuando circulamos en la ciudad. Eso sí, deberemos hacernos a la idea de ver girar las cabezas para ver el vehículo, ya que impacta. Frontalmente las líneas redondeadas y afiladas están culminadas por una parrilla doble con el logo de la marca encima, y unos faros que se alargan para llegar muy cerca del pase de ruedas.

Es un vehículo largo, 4,84 metros de longitud, con una línea tras la toma de aire tras el pase de ruedas que acentúa la deportividad del modelo. Esas líneas redondeadas y afiladas se prolongan hasta la zaga, con un maletero con una gran capacidad, 420 litros, con una gran profundidad que permite una gran distribución. Las salidas de aire encima de los escapes vuelven a otorgarle al vehículo una sensación de deportividad difícilmente alcanzable en otros modelos.

En lo que a motorizaciones se refiere, el nuevo BMW Serie 8 ofrece un propulsor gasolina de 530 CV de potencia, y otro diésel de 320CV, precisamente el que hemos probado.

Este modelo demuestra claramente que un motor diésel no es incompatible con la deportividad y la potencia. A la hora de conducir el vehículo, destaca la insonoridad del habitáculo, que mejora enormemente la sensación de confort. Este motor permite acelerar con una gran facilidad cuando llevamos el vehículo a un ralentí bajo, lo que demuestra su calidad. Otra de sus cualidades es el bajo consumo, tanto en ciudad como en carretera, teniendo en cuenta el vehículo que es, y su caja automática de ocho relaciones es sensacional.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook